El Constitucional desestima el caso de Juana Rivas porque debe agotar la vía judicial

Ramón Montero, abogado de Juana Rivas, entregando la petición de amparo en el Tribunal Constitucional. :: efe
Ramón Montero, abogado de Juana Rivas, entregando la petición de amparo en el Tribunal Constitucional. :: efe

El padre de los niños ofrece la custodia compartida y una casa con manutención en Italia a la madre, lo que su entorno desestima

SUR GRANADA.

El Tribunal Constitucional rechazó ayer por la tarde el recurso presentado por Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) que se niega a entregar a sus dos hijos a su expareja, condenado por maltrato, porque la mujer no ha agotado sus opciones de recurso ante los tribunales ordinarios, informa Efe. La decisión ha supuesto un jarro de agua fría para la familia y allegados de Juana Rivas, que esperaban que volviera a casa anoche.

El pleno del TC dictó una providencia, horas después de que Rivas hubiera recurrido en amparo para poder permanecer con sus niños, en la que indica que si la Fiscalía no interpone recurso contra la resolución, se archivará.

Esta decisión la fundamenta en que la demanda de amparo de la madre no agota la vía judicial previa, exigida por la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. Los magistrados, sin entrar en el fondo del asunto, consideran que es pronto para acudir a este tribunal garante de los derechos fundamentales.

Fuentes del TC recuerdan que el recurso de amparo es de naturaleza subsidiaria, lo que significa que sólo puede interponerse cuando se hayan agotado todos los niveles judiciales previstos en la ley ante los juzgados y tribunales ordinarios.

En este caso, la mujer ha acudido en amparo ante el Constitucional antes de agotar todas las posibilidades existentes en la vía judicial previa, razón por la que su demanda debe ser inadmitida a trámite, indican las fuentes.

El letrado Ramón Montero presentó por la mañana el recurso en la sede del Constitucional para que el tribunal suspenda la orden de devolución de los niños.

El representante legal de Juana Rivas defendió en declaraciones a los periodistas que, «por encima de las controversias de los padres, impera el interés superior de los menores».

Francesco Arcuri, el padre, de nacionalidad italiana, anunció ayer a Efe, en la primera entrevista concedida a un medio español, que estaría dispuesto a negociar la custodia compartida de los menores.

Mientras tanto, Juana Rivas continúa en paradero desconocido y con sus dos hijos, tras incumplir la orden judicial que la obliga a entregarlos a su expareja, condenado por maltrato.

El representante legal de la madre ha defendido en declaraciones a los periodistas que, «por encima de las controversias de los padres, impera el interés superior de los menores», que es precisamente, según ha explicado, «el objetivo» del recurso finalmente desestimado.

Horas antes de la formalización del recurso, Francesco Arcuri se ha mostrado dispuesto a negociar con la madre una custodia compartida «por el bien de los niños», en una entrevista con Efe en la que también ha insistido en que «no es un maltratador ni un machista» que quiera quitarle los niños a Juana.

Declaraciones del padre

Este ofrecimiento del padre incluiría además una vivienda para la madre y el pago de una cantidad mensual en concepto de alimentación, una propuesta que habría sido rechazada por el entorno de Juana Rivas, según ha dicho a Efe el letrado del padre, Adolfo Alonso.

Arcuri ha asegurado que «nunca le ha puesto la mano encima» a ninguna mujer y que, en 2009, «aceptó» ser condenado por lesiones en el ámbito familiar por una discusión que ambos mantuvieron cuando convivían en Granada, como única vía para poder seguir viendo a su entonces único hijo con Juana Rivas.

«Hoy me arrepiento muchísimo de haber aceptado esa condena. Quise quitarle tensión a la situación para poder ver a mi hijo. Tras dos meses estábamos otra vez viviendo juntos y, tiempo después, se vino a Italia y tuvimos otro hijo», ha explicado.

Fotos

Vídeos