Cifuentes alude a la jornada de 35 horas frente a la acusación de «dumping» fiscal

SUR SEVILLA.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ve «llamativo» que se acuse a su Gobierno de «dumping fiscal» o que reciba la «crítica permanente» de llevar a cabo una «política fiscal baja» cuando otros gobiernos deciden instaurar las 35 horas laborales de sus empleados, en alusión directa a Andalucía. Le replicó el consejero de Economía y Conocimiento, Antono Ramírez de Arellano, que desde su cuenta de Twitter dijo que «la recuperación de derechos laborales de los empleados públicos de Andalucía no afecta a la Comunidad de Madrid ni supone sobrecostes. El 'dumping fiscal' de Cifuentes, aprovechando sus excedentes por efectos de sede, perjudica, y mucho, al resto de CCAA».

La dirigente autonómica, que ya en el último debarte de la comunidad dijo que los impuestos de los madrileños pagan la sanidad y la educación a los andaluces, fue preguntada por si el Gobierno regional practica el dumping fiscal, durante un desayuno informativo, y respondió que «en absoluto» frente a los que dicen algunos «con falta de respeto». Alegó que es «una actividad prohibida» y si lo hicieran, estarían cometiendo una «ilegalidad». Además, esto supondría que hay «diferentes normas para unos y para otros» y en España «todos» están sometidos «a las mismas normas y leyes». Lo que sí existe es la «capacidad que tiene cada comunidad autónoma para establecer una determinada política fiscal dentro de determinados impuestos cedidos en su totalidad o en parte, para poder tomar decisiones que supongan una mayor o menor carga».

Su política, dijo, se ve refrendada por un 3,6% de crecimiento y 120.000 nuevos empleos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos