'Caso ERE' | Empieza el juicio a diez años de gobiernos socialistas en Andalucía

Manuel Chaves y José Antonio Griñán, en primera fila en el centro, junto al resto de procesados en la causa. / EFE

Los expresidentes Chaves y Griñán y seis exconsejeros de la Junta se sientan en el banquillo

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El juicio a dos presidentes y seis consejeros de los gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía y a otros 14 cargos de la pieza política del 'caso ERE' ha comenzado a las 10.55 de esta mañana. El primero en entrar y sentarse en la sala de vistas situada en la planta cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha sido Manuel Chaves. Gesto simbólico del presidente de la Junta de Andalucía desde 1990 a 2009. Luego ha entrado su sucesor, José Antonio Griñán (consejero de Hacienda desde 2004-2009 y presidente desde 2009 a 2013). Los dos aparecen en la primera fila de sillas de las tres habilitadas para los 22 acusados. Chaves y Griñán están sentados juntos. A la izquierda de este se han sentado Gaspar Zarrías y José Antonio Viera, exconsejeros de Presidencia y Empleo. A la derecha de Chaves, con un espacio libre, están sentadas Magdalena Álvarez, Carmen Martínez Aguayo y Francisco Vallejo, exconsejeras de Hacienda y de Innovación respectivamente. Salvo Antonio Fernández, exconsejero de Empleo, sentado detrás de Chaves, los demás miembros de los gobiernos socialistas procesados en esta macrocausa aparecen en primera fila frente al tribunal que los va a juzgar. No había sitio predestinado, por lo que cada uno ha ido sentándose donde ha querido Caras serias de todos ellos mientras el secretario del tribunal lee el escrito de 48 folios de la Fiscalía con las acusaciones de prevaricación continuada a los 22 procesados y de malversación de caudales públicos a 15 de ellos, entre ellos Griñán, por la aplicación y mantenimiento en el tiempo de un procedimiento presupuestario para conceder 741 millones de euros de ayudas sociolaborales entre 2001 y 2010 presuntamente ajeno a la normativa. Mientras el secretario lee, la exconsejera Magdalena Álvarez toma nota en una libreta.

La mañana en Sevilla era muy fría cuando comenzaron a llegar a la Audiencia Provincial los procesados y sus abogados al filo de las 9.00 horas. Fuertes medidas de seguridad impiden acercarse a la puerta del edificio salvo a los periodistas acreditados. Aún así, hay poca expectación. La gente que pasa por la calle apenas se para a mirar pese al despliegue policial y de furgones de las televisiones y radios. Chaves ha llegado a las 9.37 horas, acompañado de su defensa, y ha esbozado una leve sonrisa y saludado a los medios de comunicación que le preguntaban cómo afronta el juicio.Menos de un minuto después ha llegado Griñán, quien también ha saludado a los medios y ha dicho que estaba tranquilo pero no iba a hablar. Ambos han llegado por separado en coche y han hecho andando la entrada ante los medios.

Arriba, Magdalena Álvarez. Abajo, a la izquierda, Gaspar Zarría, y a la derecha, Francisco Javier Guerrero. / EFE

El primero de los 22 ex altos cargos del Gobierno andaluz acusados en llegar fue el exviceconsejero Agustín Barberá, sobre las 9.20 horas, tras el que llegaron en un mismo coche quien fuera mano derecha de Chaves, Gaspar Zarrías (condunciendo), y la exministra y exconsejera Magdalena Álvarez.

En las redes sociales ha aparecido una carta de la esposa de Griñán, Mariate Caravaca, con un mensaje de solidaridad y ánimo. «Dejadme que venza hoy mi pudor para deciros que estoy orgullosa de él, de su honestidad y decencia, y feliz de haber compartido, juntos, los últimos 50 años», ha escrito Mariate Caravaca de Juan en su cuenta en Facebook. Su comentario, acompañado de una fotografía en la que ambos aparecen en el interior de La Alhambra de Granada, ha sido apoyado por casi trescientas personas a las pocas horas de su difusión.

Destacados dirigentes del PSOE andaluz, como Amparo Rubiales, José Enrique Moratalla o Manuel Pezzi han comentado este escrito y han destacado la honestidad del expresidente andaluz. También Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso, ha manifestado la confianza del partido en la honradez de los expresidentes de la Junta. «Chaves y Griñán son ejemplo para quienes no asumen responsabilidades», ha expresado la exjuez ahora diputada del grupo socialista. Un gesto similar al expresado en Andalucía por el PSOE andaluz.

Además

Los magistrados del tribunal, Juan Antonio Calle Peña, Pilar Llorente Vara y Encarnación Gómez Caselles, se enfrentan a un gran proceso de al menos medio año de sesiones con trasfondo más árido que la pulsión mediática. Deberán dilucidar sobre si los acusados conocieron, idearon, implantaron y continuaron en el tiempo un procedimiento administrativo opaco para que la Consejería de Empleo dispusiera de partidas presupuestarias destinadas a las ayudas sociolaborales eludiendo los mecanismos de control previo y dar agilidad a las mismas.

La Junta repartió más de 854 millones de euros de ayudas sociolaborales entre 2000 y 2011, pero solo serán tenidos en cuenta como supuestamente malversados los más de 700 millones de euros que se pagaron a través de la agencia pública IFA-IDEA por el procedimiento presupuestario de las transferencias de financiación entre 2001 y 2010, que es el que la Audiencia de Sevilla admite como presuntamente ilegal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos