La camiseta con ADN de Gabriel se convierte en el único hilo de esperanza

La Guardia Civil está pendiente de nuevos análisis en el tejido mientras que el dispositivo se centra en la zona donde fue hallado

FRAN GAVILÁN ALMERÍA.

Hoy se cumplirán ocho días desde que la familia de Gabriel Cruz lo vio por última vez. El pequeño abandonó la vivienda de su abuela paterna pasadas las 15.30 horas y se dirigió al encuentro de sus primos Joel y Amaya por el camino de tierra que separaba su propósito. Pero el menor de ocho años nunca llegó a su destino y todo un país se pregunta qué pudo pasar. Durante estos interminables días de búsqueda y angustia no hay alguna pista sólida que permita dar con el paradero de este niño de ocho años, a quien todo el mundo describe como «amable e introvertido», pese al enorme esfuerzo de voluntarios y efectivos, que se cuentan por miles, que peinan y han peinado desde el primer día de esta extraña desaparición cualquier rincón de la zona.

Es la camiseta interior blanca, que fue hallada por Ángel Cruz, padre del menor, el pasado sábado oculta «entre cañas» mientras daba un paseo junto a su pareja por el Barranco de Las Agüillas y que contiene trazas de ADN del pequeño, el único «rayo de luz» en torno a la investigación que lucha contra el tiempo para dar con alguna pista firme que conduzca al paradero del niño o al menos que aclare si desapareció o no contra su voluntad.

Por este motivo, los esfuerzos de búsqueda se volvieron a centrar ayer en la zona donde fue encontrada la prenda del pequeño, situada a unos 300 metros de una depuradora y junto al camino de tierra que desemboca en una conocida cala.

Según señaló el propio delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, las labores de búsqueda de Gabriel se centran en «rematar» la zona en la que apareció la camiseta del menor toda vez que la investigación mantiene «diferentes» líneas con incluso, según añadió, la apertura de otras «nuevas» al objeto de «acaparar toda la investigación de la forma más completa».

En este sentido, Sanz señaló que la camiseta encontrada por el padre del menor y su pareja sentimental a cuatro kilómetros del punto del que se perdió la pista del pequeño, está pendiente de arrojar más datos, por la que se va a «someter a más pruebas» aunque estas pueden resultar «más lentas», reconoció.

«La camiseta puede ser sometida a mayor investigación que nos ofrezca más datos», explicó ayer el máximo representante del Ejecutivo en Andalucía, quien señaló que el objetivo es «utilizar todos los recursos disponibles» para tener la «máxima información» al respecto, tanto a través de esta línea de investigación como otras que no han sido descartadas por el momento.

Con ello, recordó que el «objetivo prioritario», que era conocer si la prenda pertenecía a Gabriel, «se ha confirmado» mediante las pruebas de ADN, y más allá de eso cree que «hay que dejar que los profesionales desarrollen su labor y su trabajo» para avanzar en la investigación que conduzca hasta el niño.

Ángel Cruz aseguró ayer que la camiseta encontrada por él y por Ana, su pareja, la llevaría puesta su hijo en el momento en el que desapareció. Está convencido de que esta prenda de ropa la llevaba puesta su hijo en el día que decidió salir de la casa de su abuela paterna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos