Blas Infante, aún por descubrir

Homenaje a Blas Infante en Carmona. :: sur
Homenaje a Blas Infante en Carmona. :: sur

Un estudio recoge noticias y artículos de prensa sobre la actividad del 'Padre de la Patria' andaluza en la vorágine autonomista de 1936

LALIA GONZÁLEZ-SANTIAGO SEVILLA.

Si el Padre de la Patria andaluza hubiera sido vasco o catalán, la fecha de su fusilamiento sería un acto masivo que abriría los telediarios, decía el pasado jueves Antonio Manuel Rodríguez, patrono de la Fundación Blas Infante, tras la conmemoración del 81 aniversario del asesinato, ante el monumento levantado en la cuneta donde cayó, en la antigua Carretera de Carmona, ahora incorporado a la ciudad.

La figura histórica, política e intelectual del notario de Coria dista mucho de tener el reconocimiento debido, a pesar de que sobre su obra, en especial 'El ideal andaluz', se basa la construcción de la actual autonomía.

El Centro de Estudios Andaluces acaba de publicar un informe titulado 'Blas Infante en la Prensa española de 1936, un trabajo de investigación de Eva Cataño que recoge las noticias publicadas acerca de la actividad del Padre de la Patria andaluza entre abril y julio de 1936, que supone una singular contribución al conocimiento del origen del andalucismo y a las tensiones de la época. El documento forma parte de un proyecto más amplio para conocer y divulgar la historia de la autonomía y se puede descargar en la web del organismo, dependiente de la Consejería de Presidencia.

El estudio da cuenta de la efervescencia de la época y del papel que Blas Infante jugó en aquellos momentos, con referencias constantes en quince periódicos consultados, entre ellos 'ABC', 'El Liberal' y 'La Unión', de Sevilla; 'La Voz de Córdoba', el semanario 'El Socialista', 'El Heraldo' de Madrid y la 'Crónica Meridional' de Almería. Los artículos se pueden consultar asimismo en una referencia bibliográfica.

Infante aparece citado como líder andalucista, conferenciante, presidente de la Junta Liberalista de Andalucía, luchador incansable por la autonomía andaluza, miembro del organismo de Acción Pro Estatuto de Andalucía -creado por la Junta Liberalista de Andalucía-, propagandista del Estatuto andaluz, presidente de honor de la Junta regional...

El marco temporal recoge el impulso a la causa autonomista desde el triunfo del Frente Popular en las elecciones legislativas de febrero de 1936, hasta el golpe militar del 18 de julio, cuando el auge del autonomismo andaluz, paralelo al movimiento nacionalista que se desarrollaba en otras regiones españolas, País Vasco, Cataluña, Galicia o Canarias, hacía esperar que antes de final de año estaría aprobado el estatuto de autonomía de Andalucía que la Junta Liberalista preconizaba.

Todo estaba previsto para que a finales de ese año el estatuto andaluz estuviera aprobado, pero el golpe militar del 18 de junio dio al traste con los planes, iniciados con la celebración de la Asamblea pro Estatuto Andaluz, el 5 de julio de 1936, que designó una junta ejecutiva, con Blas Infante como presidente de honor, a la que encargó de redactar el proyecto de estatuto para que la asamblea lo aprobara en una reunión programada para el último domingo de septiembre, habida cuenta de las vacaciones parlamentarias. El objetivo era presentar dicho proyecto en las Cortes ese mismo octubre y que el proceso estuviese concluido antes de finales de año.

Huelva extremeña

El estudio da cuenta también de la controversia que el proceso estatutario suscitaba, no solo entre corrientes políticas, sino también entre territorios. El Ayuntamiento de Huelva debatió en aquellos días una moción relativa al anteproyecto de Estatuto extremeño con la intención de fusionarse con las dos provincias extremeñas, indica el trabajo de Eva Cataño. Tras un largo debate se acuerda facultar a la minoría federal para que realice los trabajos que estime necesarios en orden al Estatuto extremeño, pero finalmente, recoge 'El Liberal', se descartó hacerlo y asistió a la Asamblea pro Estatuto Andaluz celebrada en Sevilla la el 5 de julio de 1936.

Hubo asimismo críticas ácidas, como recoge el Centro de Estudios Andaluces. Entre ellas, la del periódico almeriense 'Crónica Meridional', que publicaba el 5 de junio de 1936 una nota sobre los «Separatistas andaluces» en la que se afirmaba que «queremos autonomía, bandera y separatismo (...). Y sobre todo mangonear la Hacienda y quedarnos con el dinerito (...). En caso contrario nos separaremos de España para incorporarnos a Lituania inmediatamente».

El informe contiene también la última referencia a Blas Infante en los periódicos estudiados: fue una nota en las páginas onubenses de 'El Liberal' que, el 15 de julio, informaba de su próxima visita a Aracena, un viaje que nunca llegó a realizarse. El artículo informa que este ayuntamiento «hacía años que había izado oficialmente la bandera blanca y verde de la región».

El informe da cuenta de los acuerdos y las actividades del organismo de Acción pro Estatuto, en los que se da cuenta de que Blas Infante participará en los actos públicos «ante el clamor unánime de los pueblos de la región en petición de los mismos y de aquellos otros como Cádiz y Jerez, que de una manera espontánea organizan actos de propaganda».

Fotos

Vídeos