Arrecian las críticas que relacionan el accidente del Valme con los recortes

José Gaspar y Juan Cortés, marido y padre de Rocío Cortés, fallecida en el accidente del ascensor del Valme, en la protesta ayer.
José Gaspar y Juan Cortés, marido y padre de Rocío Cortés, fallecida en el accidente del ascensor del Valme, en la protesta ayer. / EFE

Un sindicato dice que hubo denuncias de fallos en el ascensor siniestrado y el SAS replica que se subsanaron

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La 'marea blanca' de Sevilla movilizada contra los recortes en la sanidad pública andaluza ha relacionado estos con el accidente en el hospital Virgen de Valme de Sevilla, en el que el pasado domingo murió la joven madre Rocío Cortés al ser aplastada su cabeza en un ascensor al que le fallaron todos los sistemas de seguridad del cierre de puertas. La 'marea' logró concentrar ayer frente a las puertas del hospital a un centenar de personas, quienes pidieron la dimisión de la actual directora general de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), María Dolores Alguacil, anterior gerente del hospital, a la que responsabilizan de mantener en este centro ascensores viejos con fallos denunciados varias veces. En la manifestación estuvieron el padre y el marido de Rocío, Juan Cortés y José Gaspar, respectivamente.

La familia de Rocío, que ha denunciado en el juzgado que investiga el accidente al hospital y a la empresa encargada del mantenimiento de sus ascensores, está convencida de que los recortes sanitarios de los últimos años «han influido en un porcentaje alto, en que mi hija haya perdido la vida», según expresó el padre. Instó a la Junta y a la empresa a «meter mano en el asunto» para que una tragedia así no vuelva a ocurrir.

El dirigente de USO Enrique Jiménez, presente en la concentración, dijo que su sindicato «ha presentado denuncias desde hace mucho tiempo, al menos desde finales de 2015, tanto escritas a la dirección gerencia y a la Inspección de Trabajo como orales en reuniones con la gerente, hasta cinco denuncias», en las que, añade, se anotaron deficiencias en varios ascensores, entre ellos el número 3, en el que se produjo el fatal accidente este domingo.

El SAS replicó en un comunicado que las denuncias son anteriores a las mejoras realizadas en los ascensores, que datan de agosto a octubre del pasado año y con un presupuesto de 58.873 euros. «No es cierto que se hiciera oídos sordos», dice la dirección actual del hospital. Reiteró una vez más que el ascensor siniestrado pasó todos los controles preceptivos, el último el pasado 12 de agosto.

Jiménez reconoció que hubo «pequeños arreglos» para cambiar el sistema eléctrico, pero considera que fueron insuficientes para unos ascensores de 30 años de antigüedad.

La relación del accidente con los recortes sanitarios será inevitable con la vuelta del curso político la próxima semana. Tanto PP como Podemos han solicitado que comparezca en el Parlamento la consejera de Salud, Marina Álvarez, para dar explicaciones de lo ocurrido. Ayer se sumó también a la petición el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, que considera «razonable» que la consejera dé explicaciones.

Moreno pide a Díaz que hable

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, evitó relacionar el accidente con los recortes sanitarios, pese a la campaña que su partido y él mismo realizan desde hace meses en las redes sociales para denunciar deficiencias en la atención sanitaria de la Junta.

Si bien, Juanma Moreno sí exigió la comparecencia de la consejera y, en declaraciones en Almería, reclamó a Susana Díaz que salga «del letargo vacacional, dé la cara y algún tipo de explicaciones sobre este suceso y la situación que ha vivido la sanidad en Andalucía en los últimos meses».

Fotos

Vídeos