Andalucía llevará a las escuelas la memoria histórica de las víctimas del franquismo

Susana Díaz en su discurso ayer con motivo de la conmemoración del 132 aniversario del nacimiento de Blas Infante. :: efe

Susana Díaz lo anuncia en el homenaje anual a Blas Infante, un acto en el que los líderes coincidieron en situar a esta comunidad como garante de la unidad frente al desafío de Cataluña

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

El Gobierno de Susana Díaz llevará a las escuelas la memoria histórica de las víctimas del franquismo. Los alumnos de primaria, secundaria y de la educación de adultos de Andalucía tendrán como materia de estudio los contenidos de la Ley de Memoria Histórica y Democrática aprobada el pasado 15 de marzo, que entre otros objetivos se propone recuperar la dignidad de las víctimas de la dictadura franquista y cerrar heridas cara al futuro.

Así lo anunció ayer la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su discurso en el Parlamento con motivo de la conmemoración del 132 aniversario del nacimiento de Blas Infante, padre de la patria andaluza. «Él fue una víctima de aquella barbarie y ninguna generación debe olvidarlo y mucho menos desconocerlo», apuntó Díaz en alusión a que Infante fue fusilado por franquistas en la guerra civil a las afueras de Sevilla.

«Al calor de nuestra ley vamos a dar un paso al frente para fortalecer nuestros valores democráticos incluyendo la memoria histórica en primaria, secundaria y educación de adultos», expresó la presidenta en el salón de usos múltiples del Parlamento. La Ley de Memoria Histórica andaluza, que prohíbe la exhibición de símbolos fascistas y franquistas y obliga a la Junta a personarse en todos los procesos de exhumación de fosas comunes para identificar unos 60.000 desaparecidos en la guerra civil y el franquismo, fue aprobada sin ningún voto en contra, aunque PP y Ciudadanos se abstuvieron. Estos dos partidos discreparon del apartado de la norma que insta a la Junta a introducir en los currículos educativos contenidos sobre las víctimas del franquismo, ahora inexistentes.

«Quien quiera advertir en esto un intento de adoctrinamiento o de reabrir heridas del pasado se equivocará. Nada más lejos de la intención del Gobierno andaluz», advirtió la presidenta en alusión a ambos partidos. «No solo es necesario, sino un buen ejercicio para no tropezar dos veces en la misma piedra tan propio de la condición humana», añadió. «Andalucía va a dar ejemplo en esta reparación pendiente con las víctimas del franquismo. Trataremos de avanzar cada vez más para que víctimas y familiares encuentren la paz y el honor que les negaron. Ya es hora», remarcó.

Ni la ley ni la presidenta ayer explican cómo se abordará en las aulas la memoria histórica. Fuentes del Gobierno andaluz dijeron a este periódico que la Consejería de Educación trabaja en ello, pero todavía no ha definido el formato concreto. En principio se descarta que sea a través de una asignatura específica en los colegios dada la complejidad de rehacer los currículos académicos. Una opción posible es introducir la materia de forma transversal, incluyendo contenidos de la memoria histórica en varias asignaturas, como la de Historia cuando se aborde la guerra civil, la dictadura y la transición, o Lengua, con análisis de textos alusivos, por ejemplo.

En el acto de homenaje a Blas Infante participaron todos los portavoces de los grupos parlamentarios y el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán. Todos coincidieron en aludir a Andalucía como garante de la soberanía nacional, de la igualdad y de la estabilidad frente a la amenaza secesionista de Cataluña.

«Andalucía es y será garante del equilibrio, de la diversidad y del respeto a la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan», dijo Susana Díaz. El líder del PP, Juanma Moreno, expuso que Andalucía debe seguir «liderando la defensa de la soberanía nacional, que no es negociable ni fraccionable».

La portavoz adjunta de Podemos, Esperanza Gómez, se mostró convencida de que Andalucía se convertirá en la «garantía de un modelo federal plurinacional» con igualdad entre todos los territorios.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, apeló a afrontar los problemas con mirada nueva y luchar por el «potencial» de Andalucía. El portavoz de IU, Antonio Maíllo, apostó por una «reivindicación permanente» del poder andaluz, vinculada a una «lucha constante contra la desigualdad que padece esta tierra».

Fotos

Vídeos