El alcalde de IU en Pedrera: «A mí me gustaría ver a gente fusilada»

El alcalde de Pedrera, Antonio Nogales. :: efe/
El alcalde de Pedrera, Antonio Nogales. :: efe

Piden la dimisión del regidor por sus palabras «irónicas» en pleno enfrentamiento en su pueblo con vecinos rumanos, a los que ha defendido

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Una frase desafortunada ha arruinado la carrera de más de un político, aunque lo que dijera no coincidiera con lo que piensa y, en ocasiones, todo lo contrario. Ocurrió con el diputado socialista Rafael Centeno, que se vio obligado a dimitir en 2001 tras bromear sobre inmigrantes con un comentario xenófobo - «los moros en su país, que es donde mejor están»- grabado de forma accidental por las cámaras de televisión. Otro comentario también xenófobo y grabado en vídeo ha puesto en un brete al alcalde de Pedrera, Antonio Nogales, de Izquierda Unida, quien en plena tensión vecinal por la reyerta entre oriundos del pueblo sevillano y rumanos llegó a manifestar: «A mí me gustaría ver a gente fusilada».

Nogales pronunció estas palabras el domingo ante un numeroso grupo de vecinos que se manifestaron ante el Ayuntamiento tras la escalada de altercados y enfrentamientos entre oriundos y de procedencia rumana, algunos de estos con más de 15 años en el pueblo. El origen de los enfrentamientos estuvo en un accidente de tráfico el pasado 6 de enero, cuando en una pelea los ocupantes de uno de los coches de origen rumano agredieron a los del otro, de nacimiento español. Uno de estos tuvo que ser atendido en un centro sanitario por las heridas.

Pese a que los agresores fueron detenidos, por la noche vecinos volcaron tres vehículos propiedad de residentes rumanos, lo que hizo que la Guardia Civil también detuviera a varios oriundos del pueblo e incluso trasladara a Estepa a los detenidos para evitar un linchamiento, según contó ayer el alcalde.

La escalada de incidentes continuó con protestas delante del Ayuntamiento de vecinos exigiendo la expulsión de los rumanos. El alcalde de Pedrera llamó varias veces a la calma a los vecinos, defendiendo la convivencia pacífica con los inmigrantes, pero nuevos vuelcos de vehículos hizo necesaria la presencia de la patrulla de seguridad ciudadana de la Guardia Civil para evitar actos violentos en un pueblo de cinco mil habitantes.

En una de las protestas ante el Ayuntamiento se grabó al alcalde intentando calmar los ánimos, pero en un tono desesperado llegó a decir: «Al que se salta la ley, se aplica la ley y los jueces. Que no le pasa nada. Cómo queréis que os lo diga. Eso es lo que queréis escuchar. A mí me gustaría ver a gente fusilada, queréis que os lo diga más todavía, a mí me gustaría ver a gente fusilada...».

Las imágenes con la frase trascendieron ayer, cuando la tensión en el pueblo había revertido. Nogales explicó primero a Efe que solo intentaba «en una asamblea complicadísima poner en contradicción los intentos de algunos vecinos de tomarse la justicia por su mano», acusando entre ellos a ediles del PSOE.

Las reacciones de los partidos fue furibunda. Tanto el PSOE como PP y Ciudadanos pidieron a Izquierda Unida que hiciera dimitir al alcalde por su frase «inaceptable». El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, apeló al coordinador de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, para que forzara la renuncia del regidor y diputado provincial. Nogales es miembro de la CUT.

IU respaldó al alcalde y este, en una comparecencia pública, reconoció el error de no haber sabido medir «el tono irónico» de la frase, pero siguió acusando a socialistas y al cura del pueblo de haber propiciado un caldo de cultivo en Pedrera para el estallido xenófobo y recalcó que no piensa dimitir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos