Los agentes prosiguen la búsqueda de los hijos de Juana Rivas tras su reaparición

Una asociación de juezas solicita disposiciones que garanticen la protección de menores y víctimas de violencia machista en casos similares

J. M. CAMARERO /AGENCIAS GRANADA.

Cada una de las causas que se entremezclan en el caso de los hijos de Juana Rivas sigue su propia trayectoria, a tenor de los trabajos que continúan realizando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para encontrar a los dos niños de once y tres años, en paradero desconocido desde que su madre se negara a entregarlos al padre, condenado en 2009 por malos tratos, Francesco Arcuri, como había dictado un juez. Agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional mantienen activado el protocolo de localización «sin excepción», a pesar de los últimos acontecimientos que se han sucedido en el caso.

La comparecencia de la propia Juana Rivas ante el juez de guardia de Granada el pasado martes no paraliza la investigación para hallar a los menores, determinada por otro juez de instrucción, el número tres, por el que se obliga a la madre a entregar a sus descendientes al progenitor, de nacionalidad italiana. Rivas quedó en libertad provisional por los delitos de sustracción ilegal de menores y desobediencia a la autoridad, pero aún se enfrenta a posibles sanciones por la desaparición de los hijos.

En este sentido, fuentes policiales recuerdan que no ha habido ningún cambio que afecte a los trabajos de búsqueda de los menores tras la comparecencia judicial de Rivas. De hecho, agentes de la Guardia Civil se personaron en el domicilio familiar ubicado en Maracena (Granada) para encontrar alguna pista sobre el paradero de los dos niños.

Allí, como era de esperar, no encontraron ninguna respuesta, por lo que no pudieron avanzar en su investigación, al no poder acceder a la vivienda sin una orden de registro judicial. Por eso, el Cuerpo no descarta solicitar esa intervención, aunque no lo podría hacer hasta el próximo 1 de septiembre, cuando los juzgados retoman la actividad ordinaria tras el mes de agosto, considerado inhábil a efectos de la vía civil. Por su parte, la Fiscalía sopesaba aún ayer recurrir la medida del juez de guardia de dejar en libertad provisional a Juana Rivas.

El caso sigue provocando reacciones, como la de la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE), que ha pedido disposiciones específicas que garanticen la protección de los menores y de las víctimas de violencia machista para evitar causas similares.

En el ámbito político, la secretaria de Movimientos Sociales y Diversidad del PSOE-A, María Márquez, calificó de «positiva» la resolución judicial que dejó en libertad provisional a Juana Rivas y ha pedido que «se dé voz a los menores».

Por su parte, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ha recomendado «atender al Estado de derecho» en el «terriblemente complejo» caso de esta vecina de Maracena y ha considerado que hay que seguir los «cauces judiciales» y las «normas».

Además, el Ayuntamiento de Maracena mostró este miércoles su «respaldo y apoyo» a la asesora municipal del Centro de la Mujer, Francisca Granados, quien se está encargando de asesorar jurídicamente a Juana Rivas, después de que el Consejo de la Abogacía haya aclarado que no se encuentra inscrita como colegiada.

Mientras, Juana está disfrutando de un «respiro», ha explicado su padre, Manuel Rivas, tras haberla dejado en libertad provisional el juez de guardia.

Fotos

Vídeos