Diario Sur

Luz verde a la Ley de Emprendimiento para impulsar la cultura emprendedora en Andalucía

El consejero Ramírez de Arellano, durante su comparecencia este lunes.
El consejero Ramírez de Arellano, durante su comparecencia este lunes. / Efe
  • La norma recoge una cartera de 15 servicios dirigidos a impulsar iniciativas surgidas en la Universidad o asesorar a jóvenes y mujeres para que emprender sea "una oportunidad, no una necesidad"

El Gobierno andaluz ha aprobado hoy el proyecto de Ley de Fomento del Emprendimiento que prevé que esta actividad sea "una oportunidad, no una necesidad" y que, además, lo sea en igualdad de oportunidades, según ha explicado el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.

Arellano ha explicado en conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que hacer de la actividad emprendedora en la región "una oportunidad" implica nuevas obligaciones para la Administración autonómica, ya que Andalucía, ha explicado, será la primera comunidad autónoma con un sistema público que garantice el derecho a emprender con igualdad de oportunidades.

La nueva ley, pendiente tan solo de su aprobación por el Parlamento andaluz, se ha elaborado con la participación de los principales agentes sociales y representantes de los autónomos, tendrá un carácter integral en lo referido a proporcionar la constitución de empresas y eliminar burocracia y garantizará atención personalizada.

Arellano también ha anunciado un Plan General de Emprendimiento como instrumento de planificación para lograr una mayor competitividad de las empresas andaluzas y lograr un mayor índice de supervivencia de las nuevas empresas.

La nueva norma prevé establecer servicios dirigidos a conectar emprendedores e investigación, a impulsar iniciativas nacidas en el seno de las universidades y que cuenten con potencial innovador, el apoyo al acceso a financiación y el asesoramiento para jóvenes y mujeres.

También acciones específicas para potenciar el emprendimiento en el ámbito rural y de la economía colaborativa o social, consideradas "áreas esenciales por su capacidad para vertebrar el territorio y generar empleo de calidad".

Además de aumentar la competitividad de las nuevas empresas, la trata de potenciar la incorporación de la innovación a los proyectos uniendo conocimiento y emprendimiento y fomentar las vocaciones emprendedoras.

El Sistema Andaluz para Emprender, previsto en la norma, garantizará una atención personalizada a los emprendedores y cubrirá sus necesidades de apoyo y orientación desde que concibe su proyecto hasta que éste se consolida, a lo largo de un periodo de hasta cuatro años.

Servicios

En cuanto a la cartera de servicios, entre los 15 previstos por la nueva ley, Arellano ha destacado por su novedad los dirigidos al denominado "emprendimiento de nuevas oportunidades" también llamado "de segunda oportunidad", para personas que han tenido experiencias fallidas; el asesoramiento a mujeres; el enfocado a jóvenes menores de 35 años y los específicamente orientados a iniciativas innovadoras de alto valor social y potencial de crecimiento que surjan en las universidades andaluzas.

Otra novedad será el servicio de acceso a la innovación tecnológica, que tiene como objetivo conectar a los emprendedores con la investigación que se desarrolla en el Sistema de I+D+i de la comunidad autónoma; el de apoyo al acceso a la financiación, fomentando el acceso al crédito y a fórmulas de microcrédito; y el de intraemprendimiento, enfocado a promover el nacimiento de iniciativas en el seno de administraciones, organizaciones o empresas.

El resto de servicios y prestaciones están relacionados con los distintos pasos que debe dar una empresa en su gestación, nacimiento y consolidación, como consultas, evaluación de propuestas, plan de empresa, consultoría-formación, tutorización de proyectos, incubadoras, de iniciativas de emprendimiento colectivo, y de iniciativas de emprendimiento en economía social.

La nueva ley hace hincapié en dos modelos de emprendimiento a los que les dedica un apartado específico: el mundo rural y la economía social.

En el primero se persigue eliminar desigualdades territoriales, se prevé la realización de un estudio para la clarificación de zonas rurales para la detección de necesidades específicas en cada área y que serán la base para crear microprogramas rurales para emprender.

Igualmente la ley prevé la creación del "Estatuto de la Persona Emprendedora Rural".

El segundo modelo es el emprendimiento en el ámbito de la economía social, con especial mención al cooperativismo, donde se pretende potenciar la innovación, diversificar actividades, elevar los niveles de formación y atraer al sector iniciativas con altos niveles de cualificación

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate