Podemos irrita a IU al invitarle a romper con el PSOE en gobiernos locales para la confluencia

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, en una imagen de archivo. :: efe
Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, en una imagen de archivo. :: efe
  • «Nosotros no recibimos órdenes de nadie», contestan desde la formación izquierdista

Podemos Andalucía ha irritado a Izquierda Unida al estampar en un documento interno que debe romper con el PSOE en los ayuntamientos en los que cogobiernan si quiere participar en listas conjuntas en las elecciones municipales y autonómicas. Entre otros ayuntamientos señala que IU debería salir de los gobiernos de Marbella, Córdoba y Puerto de Santa María. La «invitación» del partido que dirige Teresa Rodríguez a Izquierda Unida no ha gustado a esta tanto por las formas como por el fondo. «IU no recibe órdenes de nadie», ha respondido la formación que en Andalucía coordina Antonio Maíllo.

El rifirrafe deja entrever fricciones entre ambas formaciones en la confluencia con vistas a las elecciones autonómicas y municipales. Podemos e IU ensayaron una alianza en las elecciones generales del 26 de junio -Unidos Podemos- con resultados positivos para la formación izquierdista, que colocó dos diputados en el Congreso, la malagueña Eva García Sampere y el sevillano Miguel Ángel Bustamente, cuando en los comicios del 20 de diciembre de 2015 no obtuvo ningún escaño.

Esta sintonía continuó en la labor parlamentaria, dada también la buena relación de sus dos líderes andaluces, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, quienes hicieron campaña juntos para el 26-J. Los dos habían dado pasos para repetir la fórmula de Unidos Podemos en las autonómicas andaluzas, que en teoría tocan en 2019 si no hay adelanto. Estaban conformes en captar a colectivos sociales y otros partidos para formar una plataforma electoral con la ambición de ser la alternativa al PSOE en la Junta de Andalucía.

Con esta filosofía Podemos ha elaborado un documento titulado ‘El marco de la unidad política en Andalucía: Podemos hacia un bloque de cambio’, que dio a conocer ayer el coordinador político de la formación en Andalucía, Jesús Rodríguez. Solo que en su contenido figura un apartado con el apéndice ‘Izquierda Unida: otro ciclo en las relaciones’ que ha puesto los pelos de punta a los responsables de IU-CA al entender que supone una injerencia en su soberanía como formación política.

El texto alecciona a los responsables de Podemos a considerar a IU como el actor más importante a considerar en la confluencia por su experiencia y tamaño electoral, si bien entrecomilla que este está «muy mermado». No es el único término despectivo. También alude a su relación de partido «subalterno» del PSOE en el gobierno de coalición en la Junta y en ayuntamientos, obviando que el pacto PSOE-IU a nivel municipal también ha dado alcaldías a la formación izquierdista.

Aunque elogia sobremanera el liderazgo de Antonio Maíllo, sobre todo por su distanciamiento del PSOE cuando aún gobernaba en la Junta, califica de «principal escollo» para la alianza con IU el que esta participe en gobiernos municipales con los socialistas. De esta forma considera que Podemos no debe ir en listas conjuntas con IU en poblaciones en las que esta gobierne con el PSOE y en otras en las que Podemos es oposición a la formación izquierdista, también respaldada por los socialistas. En estos casos defiende concurrir con la marca Podemos.

El partido morado mantiene su actual filosofía de pactos basada en frenar primero al PP, para lo que no descarta seguir apoyando al PSOE en municipios; y frenar en segunda instancia al PSOE con el apoyo de IU. Pero en ningún caso gobernar con los socialistas.

Largas trayectorias

El texto no solo critica la trayectoria de IU en relación al PSOE en Andalucía, sino también le alienta a dejar fuera de las listas a candidatos «con largas trayectorias institucionales», una alusión que podría afectar a José Antonio Castro y Elena Cortés. Considera que los cargos veteranos son los más reacios a la confluencia con Podemos, dando a entender que sin ellos sería más fácil.

A los dirigentes de IU el texto les ha sabido a una intromisión traidora porque de alguna forma da la razón al PSOE cuando manifiesta que el partido de Iglesias lo que busca es fagocitar a IU. «Nosotros no recibimos órdenes de nadie. La soberanía de IU es de toda su militancia. Nuestra estrategia la marcamos de forma autónoma», afirmaron fuentes de Izquierda Unida.

El coordinador regional, Antonio Maíllo, considera un error «establecer líneas rojas que todos vamos a tener, porque habrá puntos de acuerdo y puntos de desacuerdo, y además, en un contexto como el de las elecciones municipales, donde hay una casuística compleja y algo fundamental, que Izquierda Unida es soberana, autónoma y el debate lo afrontan sus militantes, y nadie tiene que decir la propuesta ni los marcos de debate».

Otras fuentes de IU quieren ver en el duro documento de Podemos una forma de afianzar su autonomía frente a la dirección nacional de Pablo Iglesias por las reticencias de este a concederles capacidad de decisión sobre listas y estrategias electorales en Andalucía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate