Diario Sur

Moreno espera «serenidad» en los próximos congresos provinciales

Juanma Moreno, tras ser reelegido este fin de semana en Málaga. :: sur
Juanma Moreno, tras ser reelegido este fin de semana en Málaga. :: sur
  • El reelegido presidente del PP andaluz remite la resolución de las incompatibilidades de los presidentes a la comisión creada a nivel nacional

En el día después de su revalidación como presidente del PP andaluz, Juanma Moreno insistió en lanzar dos mensajes básicos. Por una parte, que espera que en los congresos provinciales que ahora se llevarán a cabo, algunos controvertidos, se imponga la «serenidad» y en que las incompatibilidades internas no van a ser un problema.

Moreno, en declaraciones a Onda Cero, respondió a una pregunta de Manuel Castillo, director de Sur, respecto a las constantes llamadas a la unidad durante el congreso, desde Rajoy a Zoido, pasando por el propio Moreno, y las fisuras que se advierten en algunas provincias, en especial en Sevilla y Granada. Restó importancia a estas crisis internas y se situó fuera de la controversia, sin tomar partido por ningún bando, pero con una premisa clara: que los debates sea «de proyectos e ideas más que de personas» y que la «confrontación de modelos» sea «serena».

Para el líder popular, «no pasa nada» por que haya dos listas, como «corresponde a un partido vivo».

Respecto a las incompatibilidades que se han planteado en el partido, y que él siempre ha defendido, Moreno dijo a preguntas del director de Ideal, Eduardo Peralta, que será el «comité de cargos populares» creado en Madrid quien decida si pueden simultanear sus puestos los presidentes del partido de Jaén, Fernández Moya; Córdoba, Nieto, y Cádiz, Sanz, que ocupan cargos en el Ejecutivo central.

Explicó que «yo quiero a los mejores en las direcciones provinciales» y que éstos «son solicitados por muchos ámbitos». El escollo se salvará con secretarías y vicesecretarías generales potentes.

El presidente del PP-A, que dijo sentirse muy responsabilizado por el respaldo recibido, también aseguró que «salgo a por todas» para ganar las próximas autonómicas y defendió su propio liderazgo: «Me siento cómodo, tengo las manos libres para hacer mi equipo , diseñar mi estrategia», sin reconocer como rémora ni la 'larga sombra' de Javier Arenas, cuyo legado elogió, ni el 'dedazo' de Rajoy, que consideró «etiquetas de los adversarios».

A partir de ahora, dijo, su tarea será «convencer, ilusionar a más ciudadanos» para lograr su voto, porque «noto el descontento en la calle» con un PSOE que consideró agotado y que «ha bajado los brazos» en la defensa de Andalucía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate