Diario Sur

Rajoy reclama unidad en torno a Moreno porque ahora ya ve «condiciones» para alcanzar la Junta

Mariano Rajoy y Juanma Moreno, con los miembros de la nueva dirección del PP andaluz en la clausura ayer del congreso en Málaga. :: Ñito salas
Mariano Rajoy y Juanma Moreno, con los miembros de la nueva dirección del PP andaluz en la clausura ayer del congreso en Málaga. :: Ñito salas
  • Moreno promete si gobierna una tarifa plana de la Seguridad Social a los autónomos y la supresión del impuesto de sucesiones

Mariano Rajoy clausuró ayer el congreso del PP andaluz en la ciudad del cine, Málaga, con un mensaje en rótulos grandes: Juanma Moreno es el líder sin discusión y todos deben trabajar para que alcance la Junta de Andalucía porque «ahora ya estamos en condiciones de ganar las elecciones y de gobernar, de ambas cosas», remachó. El máximo jefe del PP no dijo nada distinto a lo que todos los ministros y cargos de su partido que pasaron por el Palacio de Ferias y Exposiciones han dicho desde el viernes, conjurados todos para que Moreno saliera reforzado y el PP eufórico de un congreso tranquilo y sin novedades.

El PP tiene con el posible salto de Susana Díaz a Madrid y un desconocido por ahora sucesor socialista para el cartel a la Presidencia, la gran oportunidad de gobernar en Andalucía incluso sin conseguir mayoría absoluta. Ahora, a diferencia de 2012 cuando Javier Arenas ganó pero no pudo gobernar, está Ciudadanos. Para que Moreno salga de este congreso con tantas expectativas puestas en su misión fue fundamental que su partido volviera a ser la fuerza más votada en las generales de junio de 2016. Como recordó Rajoy, se recuperaron ocho puntos desde las europeas en Andalucía, cuando volvieron a perder la hegemonía, conquistada por primera vez en 2011, en cuatro comicios sucesivos. Con uno o dos puntos más de los cosechados en junio y la suma del partido naranja, al PP le salen las cuentas. Por eso el reclamo de Rajoy tan parecido al de Moreno del día antes: «¿Qué hay que hacer?, lo sabéis, hay que trabajar».

Como en toda organización que quiera ganar elecciones Rajoy apeló a otra condición fundamental, el cierre de filas con su candidato. «Os pido unidad como partido, pero bajo el liderazgo de Juanma Moreno, lo habéis elegido y habéis acertado», dijo para reiterar más tarde: «Juanma es el presidente del PP-A porque lo habéis dicho vosotros y por ninguna otra razón, porque se lo merece, ha trabajado, se ha esforzado, ha estado con la gente», manifestó recordando que por primera vez los afiliados han participado en la elección de un presidente regional en Andalucía.

Moreno sale así como un líder consolidado de este cónclave desprendiéndose del dedo de Rajoy, que le señaló para dirigir el PP andaluz en 2014 con una fuerte oposición de un sector del partido. Rajoy ha dejado ver que no se equivocó. «Algunos se metían con él al principio, ya lo hacen menos. No te preocupes, conmigo también se metían y aún lo hacen», ironizó. El presidente del Gobierno se mostró convencido de que Moreno puede ganar. «Ese día vas a hacer feliz a mucha gente», auguró.

Asumida su misión y prometiendo «éxito» en la misma, Juanma Moreno desglosó un decálogo de propuestas para su primer Consejo de Gobierno. Reiteró su promesa de bajar los impuestos de la renta y suprimir el de sucesiones. Como novedad propone una tarifa plana en la Seguridad Social a los autónomos que inicien una actividad empresarial. Se trataría, explicó, de completar la bonificación actual del Gobierno, que sitúa en 50 euros mensuales la cuota para el primer año.

Si el sábado Moreno hizo un discurso más en clave interna para espolear a los populares con el objetivo de gobernar la Junta, ayer se dirigió a todos los andaluces para que se sumen a un proyecto en el que «caben todos». «Este es un partido centrado, sin dogma ni imposiciones», subrayó. Moreno se presenta como alguien que quiere mejorar y dar esperanza al más de millón de parados en Andalucía frente a «los conformistas que nos gobiernan desde hace 40 años (son 35)» y que, en su opinión, no quieren que se muevan las cosas, sino «andaluces dóciles», en alusión al PSOE.

La autoridad que Rajoy le ha reconocido en Andalucía la tendrá que poner Moreno a prueba con los congresos provinciales. Todo apunta que no forzará las incompatibilidades de los cargos estatales que son presidentes provinciales de Cádiz, Jaén y Córdoba, Antonio Sanz, José Enrique Fernández de Moya y José Antonio Nieto, respectivamente. Los tres han expresado su disposición a repetir. Más complicado tendrá seguir ajeno a la guerra de Sevilla entre los partidarios de Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido por hacerse con el control del partido.