Diario Sur

Juan Pablo Durán, elegido presidente de la asociación de cámaras regionales de Europa

  • Su designación fue por unanimidad y es la primera vez que un presidente del Parlamento andaluz desempeña este cargo

El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, fue elegido ayer por unanimidad presidente de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas (Calre) para el año 2017. Durán, secretario general del PSOE en Córdoba, recibió la felicitación de Susana Díaz, quien recordó en su cuenta de Twitter que es la primera vez que un andaluz desempeña este cargo.

Durán fue designado presidente de la Calre en una reunión celebrada en la ciudad italiana de Varese (norte de Italia), confirmaron a Efe fuentes de la presidencia del Parlamento andaluz. Había sido propuesto también por unanimidad por la Conferencia de Presidentes y Presidentas de Parlamentos Autonómicos (Coprepa) para representar a España en este organismo.

Ayer, durante su intervención, en la que defendió la candidatura de España a la presidencia de la Calre, agradeció la confianza recibida y destacó el consenso alcanzado pues, dijo, es el reflejo de cómo «Europa puede, y debe avanzar, desde la pluralidad a la unidad».

Con el objetivo de dar pasos para construir una entidad supranacional y superar nuevos retos, Durán destacó la necesidad de tomar conciencia de las señas de identidad de Europa, un proyecto con «una impresionante dimensión histórica». Además, Durán expresó el orgullo que supone para las asambleas legislativas regionales de España que la Presidencia de la Calre sea ejercida por un Parlamento español, en este caso el de Andalucía.

Opinó que este es un momento único para responder a las demandas de la ciudadanía y profundizar en el papel de las regiones en el diseño de la Europa del siglo XXI.

Durán también abordó algunos de los desafíos a los que se enfrenta la Unión Europea (UE), como la crisis económica, las consecuencias del 'brexit', las políticas de cohesión, la recuperación de la confianza en las instituciones o el drama de los refugiados y los movimientos migratorios.

Dijo que las regiones europeas deben responder con la experiencia y cercanía que caracterizan a las instituciones y hacerlo a partir de los principios recogidos en los tratados europeos, es decir, a partir de la defensa de la libertad y de los derechos humanos, y desde la igualdad, la solidaridad y el principio de subsidiariedad. Subrayó que «Europa es moderna» frente a quienes la tildan de «antigua» y apostó por que los ciudadanos vean a la UE como la garante del Estado del bienestar y no como un ente abstracto, que recorta sus prestaciones y derechos.

Apoyó un mayor acercamiento de la ciudadanía a las instituciones europeas y que se rechace cualquier forma de hacer política que conduzca a la desafección y al deterioro de la imagen de instituciones y administraciones públicas. Durán también propuso que el 9 de mayo, el día de Europa, cada Parlamento regional realice actos institucionales para destacar la importancia y el protagonismo de Europa en la vida de los ciudadanos.