Diario Sur

La prometida reforma del tramo autonómico del IRPF queda en el aire

Juan Marín, durante su intervención ayer.
Juan Marín, durante su intervención ayer. / Efe
  • Susana Díaz descarta rebajar el impuesto, aunque pactó con C’s un grupo de trabajo para llevarla a cabo en el próximo ejercicio

La reducción del tramo autonómico del IRPFtendrá que esperar. El acuerdo Junta-PSOE-Ciudadanos para los Presupuestos incorporó a última hora la creación de un grupo de trabajo para estudiar la reforma de este impuesto y el líder de C’s aseguró que el acuerdo será efectivo para el ejercicio próximo, como lo hubo para el impuesto de sucesiones. Pero el grupo aún no se ha constituido, se espera que se forme después de a aprobación del Presupuesto, la próxima semana, y ayer la presidenta de la Junta, Susana Díaz, enfrió las expectativas durante la sesión de control parlamentario.

La presidenta andaluza fue interpelada por su socio de C’s acerca de la futura política en materia fiscal del Gobierno. Marín planteó a grandes rasgos la que será su propuesta de reforma, pero se encontró con una negativa frontal. «Cuando en España se está planteando una subida de los impuestos para compensar los regalos fiscales que el pasado año se hizo a las grandes rentas por parte del Gobierno de Rajoy, no me parece que eso sea compatible con seguir pidiendo que se bajen los impuestos en Andalucía», dijo la presidenta. Díaz vinculó además la negativa a reducir este impuesto al modelo de financiación, por el que asegura que Andalucía percibe cada año mil millones menos de os que les corresponde, e incluso emplazó a C’s, «en esa fuerza que dicen que tienen ahora todos los partidos en la elaboración de futuros presupuesto», para que aclare si Rajoy va a bajar los impuestos, como dijo en campaña, «porque eso no casa con las declaraciones de los últimos días».

Juan Marín propuso en su turno que el próximo IRPF reduzca los tramos de cotización, de modo que baje medio punto el tramo de la renta más baja, eliminar el tramo de bases de entre 28.000 y 35.200 euros, y bajar un punto y medio a las rentas medias de Andalucía. El coordinador andaluz de C’s también quiere eliminar el tramo intermedio de las bases de entre 50.000 y 60.000 euros, lo que supondrá bajar medio punto y reactivar el consumo.

Como el grupo de trabajo se plantea una reforma en profundidad del impuesto, Marín apuntó una modificación de las deducciones, con conceptos específicos de descuentos para las familias por nacimiento o gastos de guardería, escolares y de enfermedad, unas medidas que, según ha explicado, vendría a «aliviar» a las clases medias que siguen «asfixiadas».

Marín compartió la necesidad de reformar el sistema de financiación autonómica «para que cada uno reciba lo legítimamente suyo», rechazó las palabras de Cristina Cifuentes y pidió que se persiga a los defraudadores, pero a la vez insistió en la necesidad de «armonizar» los impuestos en la comunidad, una idea que Susana Díaz rechazó.

El líder de C’s defiende que Andalucía es la segunda comunidad autónoma tras Extremadura con mayor esfuerzo fiscal y que la rebaja ya pactada en el ejercicio anterior as petición de su grupo se ha trasladado a una mejora de la economía regional.