Diario Sur

La madre de un niño agredido en un colegio de Sevilla denunciará al centro

  • La Junta pide a la familia del menor «confianza» en la comunidad educativa y el colegio no expulsará a los agresores «hasta que no se aclare lo sucedido»

La madre del menor de siete años presuntamente agredido a manos de otros tres compañeros en el colegio José María del Campo de Sevilla anunció ayer que interpondrá una denuncia contra la dirección del centro educativo porque la opción que le han ofrecido para resolver la situación es un acto de conciliación entre los menores «para que se hagan amigos».

La madre del menor, Bárbara Martín, detalló que desde el centro se le ha propuesto «juntar a los niños para intentar que se hagan amigos», por lo que lamentó esta propuesta teniendo en cuenta que existe «un parte de lesiones grave». «Cómo voy a traer a mi hijo al colegio con estos niños en clase, ¿para que me lo maten?», se preguntó, tras mostrarse «indignada» por la actuación de la Delegación Provincial de Educación que, según dijo, le ha comunicado que lleve a su hijo al colegio y que «no se va ni a penalizar a los niños». «Mi hijo tiene trastornos alimenticios y del sueño, así como inflamación del vientre», añadió.

Además, explicó que «desde hace dos años» está sufriendo «agresiones», que puso en conocimiento del centro educativo, si bien manifestó que la dirección del colegio «quiere ocultarlo diciendo que no se ha levantado ningún acta». Según esta madre, la presunta agresión se produjo entre tres niños hacia su hijo en el comedor del colegio.

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle, pidió ayer «confianza en la comunidad educativa» a la familia del menor agredido y dijo que desde 2013 no hay ningún tipo de denuncia relacionada con alguna «actuación irregular por parte de los alumnos» que haya llevado a una «alteración del orden». Agregó que a la preocupación que pueda tener la madre del niño, se suma la de la propia administración educativa para ayudarla a que «las cosas cambien y se mejoren». Los presuntos agresores no serán expulsados hasta que el expediente abierto clarifique qué sucedió, según indicó la delegada provincial de la Consejería de Educación, Francisca Aparicio.