Diario Sur

El Gobierno ofrece diálogo sobre la jornada de 35 horas antes de recurrir al TC

sevilla. El Consejo de Ministros de ayer no adoptó posición sobre el decreto ley que reimplanta la jornada de 35 horas en la Administración andaluza, aprobado por el Parlamento autonónico el viernes, con la abstención del PP-A y C's. La vicepresidenta, Soraya Sánez de Santamaría, ofreció diálogo a la Junta antes de recurrir al Tribunal Consittucional, como hizo el portavoz del Gobierno central, Íñigo Méndez de Vigo.

Sáenz de Santamaría dijo en Sevilla que hay que garantizar «el mismo trato y el mismo sistema para garantizar la igualdad» en una cuestión «tan importante», pero vino a decir que el recurso será inevitable, aunque ofreció «abrir un diálogo» antes «de la otra decisión».

Según recoge Europa Press, el portavoz afirmó a suvez que al Gobierno le gustaría que estas decisiones «se hablaran» y no se «tomaran unilateralmente», porque «no es bueno entrar en una competición sobre cuántas horas deben pasar los funcionarios; queremos hablar y tenemos esa disposición al dialogo».

Sin embargo el portavoz parlamentario y diputado del PP por Almería, Rafael Hernando, aseguró que el Gobierno actuará «de la misma forma» que en Castilla-La Mancha, es decir que llevará el decreto ante el TC. «Ya hay una sentencia. Si se ha hecho con Castilla-La Mancha, evidentemente los derechos de los ciudadanos de Castilla-La Mancha son los mismos que los de Andalucía», dijo. Hernando dijo que la medida se mantiene por la crisis económica «que aún persiste», informa Efe, y consideró el decreto-ley del Gobierno andaluz «una irresponsabilidad».

No más vueltas

A su vez el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, intensificó la presión sobre el presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, para que «aclare sin rodeos su posición» y «deje de dar vueltas» sobre la jornada de 35 horas.

Jiménez Barrios «lamentó» que Moreno Bonilla «no termine de apoyar abiertamente una medida justa y respaldada por los sindicatos» y le reclamó que «decida entre apoyar al Gobierno del PP o a los andaluces y sus empleados públicos» y que pida al Gobierno central que no la recurra.

Por su parte la secretaria general del PP-A, Loles López, declaró ayer que está a favor de la jornada de 35 horas para los empleados públicos «pero sin saltarse la ley y con un diálogo abierto con el Gobierno de España.