Diario Sur

Teresa Rodríguez y Juanma Moreno, en diferentes momentos del debate ayer en el Parlamento con Susana Díaz. :: j. muñoz. efe
Teresa Rodríguez y Juanma Moreno, en diferentes momentos del debate ayer en el Parlamento con Susana Díaz. :: j. muñoz. efe

Crispado debate de Susana Díaz y Moreno sobre la sanidad pública

  • La presidenta, que afronta también duras críticas sobre su gestión en empleo y presupuestos de Maíllo y Rodríguez, replica a esta que Podemos y Trump «beben de la misma fuente»

Los efectos de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos contra todo pronóstico llegaron ayer hasta el Parlamento andaluz. Los cinco grupos con representación en la Cámara andaluza, PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU, se habían posicionado en contra del republicano y a favor de Hillary Clinton como mal menor. Esta coincidencia fue lo de menos. La que trascendió es la del 'populismo' con el que todos creen que Trump ha narcotizado a los norteamericanos para lograr su victoria. Este término inspiró ayer el rifirrafe de la presidenta con los líderes de la oposición.

Susana Díaz dijo primero a Teresa Rodríguez, portavoz de Podemos, que su partido y Trump «bebían de la misma fuente» populista. Luego el líder del PP-A, Juanma Moreno, acusó a la presidenta de practicar «populismo institucional». Todo ello en el fragor de un debate en el que todos los líderes coincidieron en abroncar a la presidenta acusándola de gestionar mal las competencias autonómicas. Especialmente crispado fue el debate de Díaz y Moreno sobre la sanidad pública, como también fue duro el que mantuvo la presidenta con Antonio Maíllo (IU) sobre el retraso de los planes de empleo.

Un día antes el Pleno del Parlamento había aprobado la tramitación del proyecto de ley de Presupuestos para 2017, lo que significa, como subrayó el portavoz socialista, Mario Jiménez, una muestra de la estabilidad del Gobierno de Susana Díaz cara a un año complicado y con visos de inestabilidad en la política nacional. Pero ayer, hasta Juan Marín, portavoz de Ciudadanos, partido que apoya las cuentas públicas andaluzas, criticó la gestión de Susana Díaz.

Moreno sacó a relucir las protestas en la sanidad, con las dos manifestaciones de Granada como ejemplo y las que están en ciernes en Huelva y en Málaga, provincia esta, recalcó, donde no se construye un hospital desde hace 25 años. El líder del PP-A acusó a la presidenta de «poner en peligro» la sanidad pública por «su mala gestión» y «falta de organización», lo que, en su opinión, ha llevado a una gran precariedad a los profesionales sanitarios y a largas colas de los usuarios a la espera de una cita. Agregó que la situación es tan mala que ha hecho que muchos ciudadanos acudan a la sanidad privada. «Esta sí que es una privatización de la sanidad por la puerta de atrás», manifestó.

Susana Díaz arremetió duro contra Moreno aprovechando esta alusión y le achacó pretender «deslegitimar» la sanidad pública andaluza «para que otros ganen dinero con ella y se llenen los bolsillos». Díaz recordó que uno de cada tres euros del Presupuesto de 2017 va destinado a este servicio, en suma, más de nueve mil millones de euros, un 5,5% más que este año. La presidenta cree que esta cantidad es una tentación para las corporaciones privadas, también afectadas por la crisis. Por ello opina que el PP quiere facilitarles el negocio desacreditando la gestión pública de la sanidad.

Díaz aseguró que se propone «destapar» los intereses ocultos que, en su opinión, «esconde» el dirigente popular. «No voy a dejar de trabajar hasta que desnude el objetivo que usted tiene en el ataque a la sanidad pública, porque no es nada confesable y la gente lo sabe», manifestó. «¿Me quiere decir que las 40.000 personas que se manifestaron en Granada y todas las plataformas y profesionales que critican su gestión quieren que se privatice la sanidad? Déjese de demagogias y actúe. Usted hace populismo institucional», le espetó Moreno.

«Tiene guasa que sea el PP el que coja la bandera de la sanidad en Andalucía». La frase es deTeresa Rodríguez, quien intentó colocar contra las cuerdas a Susana Díaz instándola a que dijera si el PSOE apoyará el Presupuesto del Estado, pregunta que le sirvió para arremeter contra la presidenta por dejar gobernar «al partido más corrupto de Europa», lo que, en su opinión, ha convertido al PSOE en un «PP chico». Díaz le recordó que Podemos impidió un gobierno de izquierdas en marzo, a lo que la dirigente de Podemos le reiteró que ella tampoco quería a Pedro Sánchez de presidente. Ambas se cruzaron frases hirientes. Rodríguez dijo que el populismo como el de Trump nace del fracaso de la socialdemocracia en la salida a la crisis. «Escuché a Trump decir en el cierre de campaña que había que echar a la casta corrupta de las instituciones y esa música me suena, es la música de su partido. Quizás ambos beben de la misma fuente», le espetó Susana Díaz.

Llama «gallito» a Maíllo

Antonio Maíllo (IU) insiste en situar a Díaz como alguien que se dedica a hacer publicidad de una gestión que no es real. Puso como ejemplo el que haya anunciado año y medio planes de empleo que no estarán en marcha hasta 2017. «Clama al cielo que jueguen con un programa tan sensible, van a necesitar tres ejercicios presupuestarios y diecisiete anuncios para un mismo programa de empleo. Déjese de gaitas y póngase las pilas».

«Debe venir menos 'gallito' y dedicar esa energía para que sus alcaldes se pongan al día y cumplan la ley porque están perjudicando a muchos ciudadanos desempleados», le replicó Díaz, argumentando que su gobierno ha cumplido los plazos que marca la ley y que IU votó con el PP y Podemos una propuesta que ralentizó los programas de empleo.

Marín criticó el proyecto de ley para emprendedores que ultima el Gobierno de Díaz, un serio aviso de que no lo respaldará si no se atiene a sus enmiendas. «La ley de emprendimiento no es la ley de C's. ¿Se puede hacer una ley sin contar con los emprendedores?», espetó Marín.