Diario Sur

Teresa Rodríguez insiste en el indulto a Bódalo tras la visita al Papa de Cañamero

La secretaria general de Podemos y aspirante a la reelección, Teresa Rodríguez, volvió a insistir ayer en el indulto al exconcejal de esta formación y miembro del SAT Andrés Bódalo, en prisión por una condena de agresión a un exedil socialista en Jaén, Juan Ibarra, tras otras condenas anteriores. Rodríguez dijo en Jaén, en plena campaña de las primarias para la reelección como líder del partido en Andalucía, que el encarcelamiento de Bódalo es el «colmo» de la persecución a activistas.

Las declaraciones de Rodríguez se producen después de que este sábado el diputado Diego Cañamero informase que había hecho llegar al Papa Francisco un escrito rogándole que intercediera por el indulto a Bódalo. Cañamero se desplazó a Roma para participar en el Tercer Encuentro Mundial de Movimientos Populares en Roma.

Rifirrafe en prisión

También se produce en plena controversia entre distintos sindicatos por el trato que recibe Bódalo en la cárcel de Jaén. Según el SAT, recibe amenazas y vejaciones. Los sindicatos ACAIP, CSIF y UGT con representación en la cárcel Jaén II han negado que exista una persecución contra él y le han acusado de amenazas y coacciones a los funcionarios. En un comunicado, recogido por Europa Press, cuentan que Bódalo pidió un traslado de celda y cuando se le negó tuvo una respuesta «del todo desproporcionada, al verter toda suerte de amenazas y coacciones contra el funcionario» y asegurando que lo tenían que cambiar de celda esa noche o podían pasar hechos muy graves y que el funcionario sería el único culpable, todo ello «en tono amenazante».

Además, han precisado que Bódalo ha mostrado un total rechazo a los hábitos de convivencia entre los internos, que incluye el orden en las actividades del módulo, la limpieza de las zonas comunes, o el respeto mutuo, «mostrando una actitud antisistema ante el resto de internos», por lo que prácticamente ningún otro recluso desea compartir celda con él.

Según la nota, a Bódalo se le incoó expediente disciplinario por falta grave, con el resultado de 30 días de privación de paseos, teniendo que cumplir al final solo 15 días, una sanción que solo repercute en una reducción del tiempo de patio durante la tarde de apenas dos horas, «nada que ver con la sanción de aislamiento denunciada por este sindicato, SAT, en los medio de comunicación».