Diario Sur

Antonio Maíllo (IU) y José Antonio Miranda (PP-A). :: sur
Antonio Maíllo (IU) y José Antonio Miranda (PP-A). :: sur

El PP-A e IU anuncian enmiendas de totalidad a los Presupuestos andaluces

  • Los populares denuncian que la reforma del impuesto de sucesiones mantiene errores y que la comunidad sufre la mayor presión fiscal

El consenso en torno a los Presupuestos de la Junta de Andalucía fue un espejismo, por mucho que se hayan tendido manos desde uno y otro lado. El procedimiento anual para aprobar las cuentas públicas en el Parlamento autonómico se inició ayer con la presentación de la partida de Hacienda, por parte de la consejera, María Jesús Montero, a quien seguirán desde hoy los demás miembros del Gobierno, y la fijación del debate en pleno para el próximo día 9. Se anuncian dos enmiendas de totalidad, del PP-A y de IU, mientras Podemos estudia elaborarla, El portavoz del grupo socialista, Mario Jiménez, les llamó la «coalición del no».

José Antonio Miranda Aranda, portavoz del PP-A, centró su críticaen los aspectos fiscales del presupuesto. En contrade la bandera del acuerdo PSOE-C's de que se rebaja la presión fiscal, Miranda dijo que Andalucía sigue siendo la comunidad en la que más impuestos se pagan, «y a pesar de ello, no se contempla ninguna reducción del tramo autonómico del IRPF».

Pero sobre todo criticó el acuerdo para modifiar el impuesto de sucesiones. Aseguró que «por una diferencia de un euro en la herencia, se pagan 47.000 euros más». Si un andaluz hereda 35.000 euros pagaría 21.262 euros, pero si hereda 350.001 euros debe abonar 68.217 euros. «Además de un error técnico, se trata de una injusticia palmaria», dijo. Miranda defendió que los primeros 250.000 euros estuvieran exentos y a partir de ahí se tributara sólo por la diferencia y no por el montante total y dijo que en la modificación del Impuesto de Sucesiones ya en vigor sobre la herencia de la vivienda habitual del fallecido, sólo está exenta de tributación si los herederos han convivido en esa vivienda dos años.

Montero negó estas cifras y dijo que corresponden a herencias de más de un millón de euros.

Por su parte Antonio Maíllo, coordinador andaluz de IU, justifico la enmienda de totalidad de su grupo en tres aspectos: «no son presupuestos para la recuperación económica, no son presupuestos que bajen el desempleo y son unos presupuestos que olvida los problemas sociales de los andaluces».

Maíllo cree que «no son los presupuestos que Andalucía necesita, son los presupuestos consecuencia del pacto vergonzante entre PP y PSOE»e indica que «existe posibilidad de un presupuesto expansivo», no para pagar deudas a los bancos sino para mejorar servicios, para blindar derechos públicos y para ser un motor de creación de empleo no paliativo y ni temporal.

Carmen Lizárraga, de Podemos, valoró que el Presupuesto andaluz «traslada la gran coalición» de PP, PSOE y Ciudadanos a Andalucía.

En la presentación de su partida, la consejera Montero destacó que la dotación de la Agencia Tributaria crece un 4,8% para luchar contra el fraude fiscal.