Diario Sur

Francisco Conejo. :: sur
Francisco Conejo. :: sur

El PSOE pide a PP y Podemos que dejen a un lado el «acoso y derribo» y sean útiles

  • Dolores López dice que las cuentas del Gobierno andaluz para 2017 «no soluciona los grandes problemas de Andalucía y abunda en errores»

El secretario de Política institucional del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, pidió ayer a PP y Podemos que «dejen a un lado ese acoso y derribo a todo lo bueno que hace el Gobierno andaluz» y sean «útiles» como oposición planteando propuestas en los presupuestos para mejorar la región. Tras valorar que Andalucía, por segundo año consecutivo, es la primera comunidad en aprobar los presupuestos para el año siguiente, invitó a todos los grupos del Parlamento, y especialmente a PP y Podemos a que se acerquen al debate sobre las cuentas andaluzas con responsabilidad y ánimo de construir. «No es el momento de destruir», sino de «construir una Andalucía mejor», declaró ayer Conejo en Málaga, emplazando al resto de los grupos a sumarse al consenso alcanzado entre PSOE y Ciudadanos para aprobar los presupuestos de 2017.

El dirigente socialista lamentó que el PP y Podemos en esta comunidad autónoma vayan «de la mano». Así, dijo que «hay una pinza, se unen para hablar mal de Andalucía y criticar las políticas de Susana Díaz», declaró el número tres del PSOE de Andalucía.

Para Conejo, los presupuestos para 2017 evidencian que en Andalucía existe «estabilidad política, económica e institucional» y apuestan por la reactivación económica y social, el impulso de la actividad económica, por recuperar empleo, y por dar más capacidad económica a la clase media trabajadora, «para que los andaluces tengan un mejor futuro laboral, para crecer más, crecer mejor y crecer en igualdad».

Sin embargo, para la secretaria general del PP andaluz, Dolores López, el proyecto de presupuestos del Gobierno andaluz «no soluciona los grandes problemas de Andalucía y abunda en errores». En este sentido, puso como ejemplo que los trabajadores públicos percibirán sólo un 25 por ciento de la extra de 2012 y el otro 25 por ciento se ha aplazado a 2018, cuando todos los trabajadores públicos de España han cobrado ya la totalidad de esa paga.

Para López, los presupuestos andaluces «no empiezan con buen pie» porque «nacen desde la opacidad y la propaganda y se han saltado la Ley de Transparencia», lo que supone «deslealtad institucional». Por este motivo aseguró que la presidenta andaluza, Susana Díaz, «no quiere diálogo, sino titulares, y sumisión del resto de los grupos».

La dirigente del PP andaluz calificó de «espejismo» la política de igualdad del Gobierno andaluz cuando la tasa de paro femenina en la región supera en 12 puntos la media nacional, y de «antimunicipalistas» los presupuestos por incumplir por quinto año consecutivo la distribución de fondos autonómicos a los ayuntamientos, cifrando la deuda en 650 millones de euros desde 2012. Del capítulo de inversiones señaló que debería titularse de «Invenciones» porque «no se hacen realidad».

Por su parte, la presidenta del grupo parlamentario de Podemos en Andalucía, Carmen Lizárraga, criticó que la Junta de Andalucía no haya contado con las «fuerzas progresistas» del Parlamento andaluz como Podemos e IU para el Presupuesto autonómico de 2017, aprobado este viernes por el Consejo de Gobierno. Lizárraga dijo además que las cuentas «no revierte los recortes» y no se vuelve a los niveles pre crisis ni en salud ni en educación, lo cual hace que Andalucía se quede como la comunidad autónoma con menos inversiones en salud por habitantes, con unos 1.044 euros por habitantes, un 50 por ciento por debajo de la comunidad autónoma que tiene más inversión en salud.