Diario Sur

Lizárraga, en Málaga.
Lizárraga, en Málaga. / ÑITO SALAS

Lizárraga se presenta al consejo ciudadadano de Podemos para «romper la jerarquía»

  • La profesora universitaria concurre con un programa que pone el acento en la necesidad de «descentralizar el partido»

Los 27 miembros de la lista con la que la profesora universitaria granadina Carmen Lizárraga opta a la secretaría general de Podemos en Andalucía y al Consejo Ciudadano Andaluz tienen una cosa en común: todos recuerdan los inicios de la formación morada, «cuando el discurso era fresco y aún no había cosas en la mochila». Para esta parlamentaria del partido de Pablo Iglesias, en la actualidad «las cosas han cambiado mucho», por eso ayer presentó su candidatura desde Málaga para «recuperar la voz de la calle y romper la jerarquía del partido».

Con ese reto de redistribuir el poder y poner en horizontal el sistema de tomas de decisión en todos los ámbitos, Lizárraga añade otro matiz a su candidatura: que Andalucía tenga un papel predominante en las políticas estatales. A su juicio, esta premisa no sólo no se cumple a día de hoy, sino que «desde la propia Andalucía le hemos dado una tijera enorme a Mariano Rajoy para que siga gobernando». Y la responsable de esa traición, para la parlamentaria, tiene nombres y apellidos: Susana Díaz.

A cambio, los candidatos que acompañan a Lizárraga, reunidos bajo el movimiento 'Ahora Andalucía', proponen una descentralización «para considerar todas las Andalucías que existen dentro de la propia Andalucía». Y eso se consigue «dando de nuevo la voz a la calle». La candidata que encabeza este movimiento dentro de Podemos se mostró ayer muy crítica con la evolución de su partido en este año y medio de legislatura; de hecho su lista se enfrentará en primarias durante la segunda semana de noviembre a la que encabeza la actual secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que concurre bajo el movimiento 'Por una marea andaluza'. La tercera en liza es la propuesta que presenta Begoña Gutiérrez ('Plaza a plaza').

A pesar de que desde la candidatura de Lizárraga prefieren no ponerse etiquetas, sí admiten que se sienten más cercanos a las tesis de Íñigo Errejón, que propone «un trabajo intenso desde las instituciones sin olvidar el pulso de la calle».