Diario Sur

Andalucía esgrime su «ventaja competitiva» para atraer inversores

Tanto la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, como el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez, resaltaron durante la presentación que la aprobación de los presupuestos es «una buena noticia para España», porque la comunidad introduce un factor de estabilidad en el conjunto del país, al ser la primera en presentar sus cuentas. Más aún en el contexto nacional, en el que los Presupuestos Generales de Estado tienen un difícil camino por delante. «Andalucía marca el paso», dijo la consejera, que insistió en defender que la aprobación del presupuesto es una «clara ventaja competitiva de Andalucía sobre el resto de territorios» que «manda un mensaje claro y nítido al sector de la inversión».

Los guiños dirigidos a los inversores para que fijen sus objetivos en la comunidad abundaron en la presentación de las cuentas públicas. Montero resaltó las grandes cifras del cuadro de previsiones macroeconómico: un crecimiento del 2,3%, aunque los paneles llegan a darle un 3%, como es el caso de Funcas. La tasa supera las previsiones del FMI para la zona euro (1,5%) y la UE (1,7%), aunque presenta una leve desaceleración sobre el año anterior, pero la coyuntura está llena de buenos indicadores en materia de exportación, industria, el crecimiento sostenido de la construcción; creación de 8.800 sociedades mercantiles, la mayor desde 2008, o el aumento en un 75% de contratos de científicos.

También hay buenas perspectivas en empleo. Al respecto, la previsión que contienen los presupuestos es crear 85.000 nuevos puestos de trabajo, de los que 65.000 se derivarán de la actividad económica y 20.000 de las políticas de la Junta y de la oferta de empleo público. Unas previsiones que la consejera espera que se superen, pero que se asientan en las buenas cifras de coyuntura, que indican que en septiembre Andalucía acumulaba 34 meses consecutivos de crecimiento interanual de afiliados a la Seguridad Social, con un ritmo de subida del 2,8%.

Pero Montero cimentó el atractivo de la economía andaluza también en recientes indicadores, en especial la subida de la calificación de las agencias de rating y en que la región ha hecho las tareas, en materia de cumplimiento del objetivo de déficit,en que se sitúa como la cuarta del país, 0,5% por debajo de la media; en el periodo de pago a proveedores (13,55 días sobre 40,56 nacional) y, sobre todo, en la deuda, que Andalucía ha logrado reducir para situar en el 22,2%, 2,7 puntos menos que el conjunto de las comunidades. A pesar del cumplimiento, la consejera recalcó su discrepancia con las políticas de Bruselas y Madrid y pidió cambios, tanto del FLA (Fondo de Liquidez Autonómica), al que la comunidad tendrá que pagar 1.636 millones en intereses, como en la financiación autonómica y, entre tanto el nuevo sistema se acuerda, reclamó un mecanismo transitorio que corrija la desigualdad de Andalucía, que pierde, dijo, mil millones al año.