Diario Sur

La Junta buscará ahora consenso para la polémica fusión hospitalaria en Granada

Aquilino Alonso presidió ayer la reunión del Consejo Asesor creado por el SAS para tutelar los cambios en la atención sanitaria. :: a. aguilar
Aquilino Alonso presidió ayer la reunión del Consejo Asesor creado por el SAS para tutelar los cambios en la atención sanitaria. :: a. aguilar
  • El consejero anuncia una revisión de la cartera de servicios y que buscará la «mejor» organización del Materno «antes de hacer movimientos»

La expectación era máxima. Tan sólo cinco días después de que más de 40.000 personas se echaran a la calle en contra de la fusión hospitalaria en Granada y para reclamar dos hospitales completos para la ciudad, el consejero de Salud, Aquilino Alonso, aterrizaba ayer en la capital. ¿El motivo? Participar en la reunión del Consejo Asesor creado por el SAS para tutelar las medidas encaminadas a solventar los problemas y mejorar la atención sanitaria en la ciudad. Y en la misma apretada agenda, con apenas horas de diferencia, reunirse con el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, y con el alcalde de la capital granadina, Francisco Cuenca. Sabía que se iba a enfrentar a un aluvión de preguntas y vino con el guion bien preparado. Tanto, que apenas se desvió un milímetro de un discurso donde la idea central fue una: No se darán nuevos pasos en la reorganización sanitaria sin que haya consenso con profesionales y ciudadanos.

Para ello, aseguró que la postura de la Junta de Andalucía apuesta ahora por la «escucha activa» y por el «diálogo» con todos los agentes implicados a través no sólo del Consejo Asesor, sino de distintos foros de participación y mesas de trabajo con profesionales, sindicatos y pacientes. En la línea de lo que han venido haciendo distintas autoridades sanitarias e incluso la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, entonó nuevamente el mea culpa, e incluso no descartó que puedan producirse dimisiones o ceses tras la crisis sanitaria. «Hay cosas que seguro se han hecho mal, no a sabiendas de que se hacen mal, pero sí hay una manifestación importante de gente hay cosas que corregir y cosas que contar bien para que la sepa lo que se está haciendo, la organización y las posibilidades que existen de revisar circuitos y decisiones que se han tomado», señaló.

Pero habrá cosas que se puedan cambiar y otras que no. Pese a que el Parlamento andaluz instó el pasado jueves a la Junta a paralizar la fusión hospitalaria, el consejero recordó que ésta ya «está realizada» y que, sobre esa nueva estructura, «habrá que tomar las medidas que permitan dar una respuesta» a la Cámara andaluza y «mejorar la asistencia sanitaria». Así, en el propio Consejo Asesor celebrado ayer se acordaron mejoras concretas en varios ámbitos. En los servicios de Urgencias, donde los pacientes recibirán una atención integral y «ya sea en el hospital del Campus o en el de la Caleta, se le dé una respuesta adecuada a sus necesidades y no tenga que trasladarse a ningún otro sitio».

También en la gestión de las citas para las consultas externas, que se centralizarán ahora a través de atención primaria, «con lo cual evitamos que los ciudadanos se tengan que trasladar y sepan perfectamente adonde tienen que ir». Y, por último, en las carteras de servicios de ambos hospitales, que serán revisadas «para mejorar la respuesta que se le da a la ciudadanía en los hospitales».

¿Dos hospitales completos?

Pero, ¿serán entonces dos hospitales completos, tal y como reclamaron los manifestantes? El consejero cuestionó ese concepto al asegurar que la capital nunca los ha tenido «ya que hay 'superespecialidades' que estaban en un único centro, como neurocirugía o radiocirugía». «El compromiso claro es analizar con profesionales y ciudadanos qué especialidades debe haber en ambos hospitales. Veremos que hay que modificar para dar respuesta a los ciudadanos», señaló sobre los hospitales del PTS y el Virgen de las Nieves.

El otro frente de la polémica sanitaria es la unificación de la atención materno-infantil en el antiguo edificio de Traumatología, inicialmente prevista para el próximo noviembre. A tenor de las declaraciones del consejero, este calendario se queda en 'stand by'.

«Antes de hacer cualquier movimiento analizaremos la mejor forma de organización. Escucharemos a profesionales y viendo las diferentes sensibilidades y las evidencias científicas», señaló, sin concretar si eso podría suponer abortar el traslado de los servicios desde el actual Maternal y San Cecilio al edificio de 'Trauma'.

Alonso quiso romper una lanza en favor del Consejo Asesor, creado por el SAS e integrado por 24 representantes distintos ámbitos. Defendió que están representadas «todas las sensibilidades» y que está «abierto» a nuevas incorporaciones, al tiempo que remarcó que no es el único foro de participación, ya que se han creado grupos de trabajo con profesionales de base de las diferentes especialidades, así como con sindicatos.

Tras la reunión de ayer, a la que también asistieron el viceconsejero de Salud, Martín Blanco, el gerente del SAS, José Manuel Aranda, y el gerente del Gerente del Complejo Hospitalario Universitario, el 'comité' asesor quedó emplazado al próximo viernes para ir evaluando la aplicación de las primeras medidas. Según desveló, ya hay 40 propuestas concretas sobre la mesa.