Diario Sur

La Junta recupera las 35 horas y Susana Díaz reta a Rajoy: «Espero que no lo vete»

El Consejo de Gobierno de la Junta aprobó ayer un decreto ley por el que devuelve a los empleados públicos de la administración autonómica la jornada laboral de 35 horas semanales implantada en 1999 y suspendida en 2012. Ese año el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó un decreto con ajustes para aminorar el gasto público exigido por la Comisión Europea para cumplir con la estabilidad presupuestaria entre los que incluyó aumentar la jornada laboral de los empleados públicos de todas las administraciones, incluida las autonómicas, de 35 a 37,5 horas.

Andalucía no es la primera comunidad que trata de recuperar las 35 horas. Ya lo hizo la de Castilla la Mancha, gobernada también por un presidente socialista, Emiliano García-Page. El Tribunal Constitucional, sin embargo, volteó la iniciativa. Algo que el Gobierno de Susana Díaz espera que no ocurra ahora. «Espero que Rajoy no lo vete», escribió ayer en su cuenta de Twitter la presidenta andaluza.

El portavoz de su ejecutivo, Miguel Ángel Vázquez, manifestó tras el Consejo de Gobierno que la Junta de Andalucía «tiene plenas competencias» para regular la actividad de sus funcionarios, apoyándose para ello en el Estatuto de Autonomía de Andalucía y en el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. La medida debería entrar en vigor el 16 de enero de 2017 y afectaría a 270.000 empleados de la administración general de la Junta. Quedan fuera de esa fecha los horarios de profesores y sanitarios. Los primeros accederán a las 35 horas de forma progresiva al comienzo del curso 2017-18, es decir en septiembre del próximo año. La Junta irá adaptando el horario del sector sanitario también a lo largo del año de acuerdo en función de los turnos de trabajo y los criterios de flexibilidad que se negocien.

Vázquez recordó que esta medida forma parte del compromiso de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con los sindicatos CC OO, UGT y CSIF para restablecer durante la legislatura todos los derechos laborales afectados desde 2012. El acuerdo fue sellado el pasado junio. Los sindicatos pronosticaron que la medida podría suponer la creación de 12.000 empleos nuevos en la administración. Ayer celebraron la aprobación del decreto con palabras de elogio al cumplimiento de la palabra de la presidenta.

Al tratarse de un decreto ley debe ser ratificado por el Parlamento, por lo que el PSOE necesitará del respaldo de los grupos de la oposición al no sumar mayoría absoluta para su puesta en marcha. De esta forma, el ejecutivo de Díaz emplaza al PP andaluz a respaldarlo con su voto en la Cámara.