Diario Sur

El histórico Monereo se suma a la candidatura de Teresa Rodríguez para controlar Podemos

Carmen Lizárraga, dirigente 'errejonista', ayer en Antequera. :: sur
Carmen Lizárraga, dirigente 'errejonista', ayer en Antequera. :: sur
  • Carmen Lizárraga, dirigente 'errejonista', plantea crear una 'comisión de garantías democráticas' para la «convivencia orgánica»

Las candidaturas para la asamblea andaluza de Podemos comienzan a decantarse. Ayer el líder de «Andalucía Sumamos», una de las cuatro listas presentadas, el histórico Manuel Monereo, dio su apoyo explícito a la ac tual secretaria general, Teresa Rodríguez. Mientras, la presidenta del grupo parlamentario y dirigente del sector 'errejonista', Carmen Lizárraga, pidió en Antequera la constitución de una comisión «de garantías democráticas».

Monereo, diputado de Unidos Podemos por Córdoba, un histórico muy cercano a Julio Anguita y y considerado por Pablo Iglesias uno de los «padres espirituales» de Podemos se deshizo en elogios de Teresa Rodríguez en un artículo publicado en el que confirma que»en la segunda Asamblea andaluza de Podemos acompañaré a Teresa Rodríguez. Lo haremos muchas y muchos para construir una alternativa con voluntad de gobierno».

En su escrito el veterano comunista cordobés dice que le ha sorprendido Rodríguez: «No esperaba tanta determinación, firmeza y claridad de ideas y, sobre todo, valentía, una inmensa valentía frente a un gobierno que es algo más que un gobierno, es un régimen y que, como hemos visto recientemente, determina, también, los destinos del PSOE».

Monereo propone «acumular fuerza política, fuerza social y fuerza cultural para construir un «nuevo sujeto democrático-plebeyo que sea el motor» de un nuevo proyecto para Andalucía.

Mientras Lizárraga, cabeza visible de la candidatura «Ahora Andalucía» presentó ayer su propuesta en Antequera, junto con el también parlamentario andaluz Juan Antonio Gil y ofreció a los demás grupos crear una Comisión de Garantías Democráticas de Podemos Andalucía, una oferta que incluye «aparcar las diferencias» y la «convivencia orgánica».

La catedrática granadina, que da el salto a primera línea convencida, como Iñigo Errejón, de que lo más importante es conseguir el poder para llegar a cambiar las cosas, centra su propuesta, según declaró, en reforzar la autonomía de la organización respecto a Madrid, las relaciones con las candidaturas municipalistas y en el feminismo.