Diario Sur

Susana Díaz afirma que es capaz de defender los intereses de España y Andalucía al mismo tiempo

Susana Díaz, con Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE. :: EFE
Susana Díaz, con Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE. :: EFE
  • Moreno y Maíllo acusan a la presidenta de descuidar la Junta por su implicación en la crisis del PSOE

Susana Díaz afirmó ayer en la sesión de control del Parlamento que es «capaz de defender» al mismo tiempo «los intereses de España y de Andalucía» con igual dedicación. La presidenta se mostró así de tajante al responder al portavoz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, quien la acusa de descuidar la gestión de la Junta y situar como prioridad la política nacional.

Se trata de una crítica compartida por otros partidos de la oposición, en especial el PP, cuyo líder regional, Juanma Moreno, le instó este lunes a aclarar «si está o no está» en Andalucía. Ayer le espetó que no se puede «tener la cabeza en varios sitios al mismo tiempo».

Como trasfondo de esta polémica subyace las aspiraciones de la presidenta andaluza de liderar el PSOE, algo que ella no oculta. «Estaré a la cabeza o a la cola», ha reiterado en los últimos días. Aún así, en su hoja de ruta está seguir al frente de la Presidencia de la Junta y hacer compatibles ambos cargos - cuando dentro de unos meses se celebre un congreso una vez tranquilizado su partido-, lo que ya no es bien visto por la oposición.

Los únicos que aludieron a la crisis socialista fueron Moreno y Maíllo, quienes, no obstante, no quisieron hacer sangre del cisma socialista. De hecho la sesión de control transcurrió en un tono moderado, a diferencia de la de hace dos semanas, que acabó en una bronca monumental. Aún así, hubo dardos contra la presidenta como los de Maíllo, el primero en intervenir, quien hiló el protagonismo de Díaz en la crisis del PSOE con que se retrasen planes de empleo en Andalucía. «Siento lo que está pasando en su partido. Le deseo lo mejor, pero nos preocupa que la presidenta deje de dar prioridad a Andalucía».

«Lo que no voy a permitir es entregar a precio de saldo mi organización (PSOE) a ninguna otra organización y que se lleve por delante la historia de un partido centenario», respondió Díaz en su turno en alusión a Podemos y a su fusión electoral con Izquierda Unida.

Añadió que para que le vaya bien a Andalucía le tiene que ir bien a España y que ella no va a renunciar a trabajar por ambas. «Quienes no entiendan eso, serán los ciudadanos los que decidan en las urnas», adujo para agregar que ella sabe «perfectamente» que los andaluces quieren que ella defienda sus intereses y los de España. «¿Recuerda al político americano que decía que no sabía andar y mascar chicle al mismo tiempo? Yo soy capaz de defender los intereses de Andalucía y al mismo tiempo defender los intereses del país al que quiero y al que amo», zanjó.

En su turno, el líder del PP, Juanma Moreno, le reconoció «la habilidad de caminar y mascar chicles a la vez, pero quizás tiene demasiados chicles pegados a la suela de su zapato». Moreno anotó que en el PSOE «habrá mucho que coser» ( frase utilizada por Díaz respecto a la crisis de su partido), pero le ha reclamado a la presidenta que «hile fino porque no puede tener a Andalucía cogida por alfileres». «Es presidenta de la Junta y no puede olvidarlo», insistió.

Llama flojo a Rajoy

Moreno llegó a decir que el PSOE es un partido «muy importante» y que junto al PP tiene retos «muy serios» a los que enfrentarse, en una alusión velada a la posible abstención de los socialistas para la investidura de Mariano Rajoy.

El debate se produjo después de las declaraciones del presidente en funciones en Málaga afirmando que no pondrá condiciones al PSOE. En la réplica a Moreno, la presidenta andaluza respondió de alguna manera a los dos dirigentes populares. Responsabilizó a Mariano Rajoy de la situación de bloqueo que vive el país y le instó a moverse. «Pretenderá que sin mover una pestaña le den el gobierno. Es el colmo de la vagueza y la flojera», sostuvo.

Sobre las críticas de Moreno a tener su cabeza en otro sitio, le respondió que su «obligación» es «arrimar el hombro» para que a España le vaya bien. Le reprochó que por un lado le pidiera que levantara la voz en su partido para permitir un gobierno y por otro le recrimine que se dedique a la política nacional. «¿En qué quedamos?», le inquirió.

Doñana

En los debates con Teresa Rodríguez (Podemos) y Juan Marín (C's) no hubo alusiones a la crisis del PSOE. Rodríguez lamentó que la Junta haga poco ante los datos de estacionalidad del empleo, sobre todo en turismo. Díaz reconoció que PSOE y Podemos defienden dos modelos distintos y que hacer responsable solo a la administración de la creación de empleo es «un modelo fracasado». El PSOE apoyó una proposición no de ley de Podemos contra las explotaciones gasísticas en Doñana, que el PP votó en contra.

Marín acusó a la Junta de tener abandonada la administración de justicia. «La Justicia no puede ser sólo para el que se la puede costear y en Andalucía no es un servicio gratuito, sino de copago, que financian los profesionales y los Colegios de Abogados y Procuradores», dijo.

Díaz prometió más dinero para Justicia, aunque recordó que la dotación de jueces, fiscales y secretarios depende del Gobierno central. «Podemos discrepar sobre lo que tienen que cobrar los abogados del turno de oficio, pero estamos al día en los pagos», afirmó.