Diario Sur

Susana Díaz insta a la élite del PSOE andaluz a conectar con las bases

Susana Díaz, junto a Juan Cornejo y Máximo Díaz Cano, ayer antes de la Comisión Ejecutiva Regional. :: Efe
Susana Díaz, junto a Juan Cornejo y Máximo Díaz Cano, ayer antes de la Comisión Ejecutiva Regional. :: Efe
  • Partidarios de Sánchez, como Román en Cádiz y el alcalde de Jun en Granada, inician recogida de firmas para auspiciar un sector crítico a la presidenta andaluza

Susana Díaz ha trasladado a las élites de su partido en Andalucía la necesidad de conectar con las bases para no agrandar el divorcio con ellas ahora más que evidente por lo ocurrido este pasado sábado en el comité federal, en el que la dirección del PSOE andaluz fue protagonista del duro y a ratos bochornoso enfrentamiento que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general y la creación de una gestora. Esta fue una de las cuestiones planteadas en la comisión ejecutiva regional del PSOE ayer tarde, convocada por Díaz con el propósito de hacer llegar un mensaje de apoyo a la comisión gestora que preside Javier Fernández. Detrás de este apoyo se sobreentiende que estará la decisión de llevar al próximo comité federal la abstención para permitir que se desbloquee la formación de Gobierno, es decir, para que el PP gobierne, aunque según algunas fuentes no se habló de ello en la reunión. «Tiene que tener todo nuestro apoyo, le toca dirigir el partido y a los demás, arrimar el hombro», dijo Díaz a los periodistas tras salir de la ejecutiva.

«La primera tarea en la organización es ahora la unidad, la cohesión y la fortaleza tan necesarias para este país y para el partido», subraya un escueto comunicado tras una reunión de tres horas largas. Estos mensajes también se repitieron dentro entre quienes tomaron la palabra, incluida Susana Díaz, según algunas fuentes. La reunión sirvió sobre todo para una nueva exhibición de la presidenta andaluza del apoyo incondicional que recibe de su equipo de dirección , como hizo antes de ir al comité federal del sábado.

Nadie objetó dentro que tomase las riendas de la operación para frenar que Pedro Sánchez convocase un congreso y unas primarias exprés, en las que ella probablemente no hubiera participado. Una convocatoria que hubiera conducido al PSOE a unas terceras elecciones o a lo peor para los socialistas andaluces, a un gobierno con independentistas catalanes y Podemos que hubiera deshilachado el actual equilibrio de las autonomías, sobre todo en materia de financiación.

A todo el mundo le parecieron bien las explicaciones de la secretaria general y de su número dos, Juan Cornejo, quien fue el interlocutor del sector crítico con el equipo de Sánchez toda la jornada del sábado.

Ahora toca hacer pedagogía para que la militancia (más de 45.000 afiliados en Andalucía) acepte un cierre de filas con la gestora, adopte la decisión que adopte, incluso la de la abstención, contra la que están las bases. Pero también un cierre de filas con Susana Díaz, cuya imagen ha salido deteriorada del rifirrafe del sábado, al vérsele al mando de la operación de acoso y derribo a Sánchez. Todo los que dieron la cara en la rebelión son andaluces de su confianza. Unas formas que tampoco han gustado mucho entre las bases.

Díaz asume el coste de ese protagonismo. La conclusión a la que se llegó en la reunión de ayer es que sin la unidad y fortaleza de la federación andaluza, no hubiera sido posible frenar la deriva del secretario general. «¿A dónde llevas el partido Pedro, al precipicio?», le dijo un dirigente andaluz en el fragor de la contienda del sábado.

Críticos con Díaz

Este convencimiento de la fuerza del sur para cambiar el rumbo del partido, incluso defenestrando a su secretario general, debe ser trasladada en sentido positivo a la militancia, admiten en el PSOE. Los sanchistas eran pocos en Andalucía, pero han empezado a moverse al calor de la batalla del sábado. Aún son focos aislados y con poca influencia para crear una corriente crítica de peso contra Susana Díaz, pero empiezan a organizarse.

Medio centenar de militantes socialistas de Cádiz, al mando de Rafael Román, expresidente de la Diputación y sanchista reconocido, comenzaron este lunes a recoger firmas para que se celebre un congreso urgente. También el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, dice haber recogido 35.000 firmas de críticos contra Susana Díaz. Su acopio de firmas a través de las redes sociales, donde tiene casi medio millón de seguidores, se parece mucho a la campaña de recogida de avales cuando se presentó a las primarias contra Díaz. Entonces no llegó a reunir los avales necesarios.