Diario Sur

La escuela andaluza sobresale en inclusión

Grupos de alumnos realizan actividades en la biblioteca de un colegio. :: sur
Grupos de alumnos realizan actividades en la biblioteca de un colegio. :: sur
  • Un estudio sobre los índices de PISA revela los buenos resultados en atender las desigualdades sociales de los alumnos

La Consejería de Educación ha realizado un singular informe que refleja el nivel de inclusión educativa en Andalucía, es decir cómo el sistema escolar actúa para reducir la desigualdad social de los alumnos y completa, así, el desarrollo curricular.

Existen dos indicadores homologados, el Índice de Inclusión Social (IIS) y el Índice de Desarrollo Educativo (IDE), para medir la preocupación de una administración educativa por acabar con las desigualdades sociales existentes o, por el contrario, la falta de interés por eliminar una situación de diferenciación del alumnado por sus condiciones socioeconómicas. Los dos indicadores se incluyen en el informe PISA junto con el Indice de Inclusión Académica (IIA)

El informe concluye que a Andalucía le queda todavía mucho camino por recorrer en lo que a equidad se refiere, ya que el fin último debe ser el de conseguir que el origen socioeconómico de las personas no influya en sus resultados académicos, pero ha registrado una evolución 'espectacular' del IDE entre 2009 y 2012, último año estudiado. «Andalucía está haciendo mucho y bien en este campo y que se podría alcanzar mucho más siguiendo en la misma línea y contando con una mayor colaboración de otras administraciones», indica.

De acuerdo con el Informe PISA de 2012, de las 14 comunidades autónomas que figuran en el mismo, La Rioja presentaba los valores más altos en ambos indicadores, pues superaba los 90 puntos en IIA y llegaba a los 85 en IIS. Uno de los datos más llamativos lo arrojaba la Comunidad de Madrid, a la cola en el Índice de Inclusión Social, en el que no llegaba a los 70 puntos, muy por debajo de la media nacional. En cuanto a Andalucía, se encontraba entre los niveles medios del IIS (78 puntos) y entre las tres comunidades con mayor Índice de Inclusión Académica (casi 90 puntos).

El estudio considera clave para el buen resultado andaluz en el Indice de Inclusión Social el peso relativo de la educación privada y concertada, que en Andalucía alcanza el 76,6% en primaria y el 75,3% en secundaria, frente a un 20% en concertada y menos del 4% en colegios privados.

El segundo factor reside en los criterios de puntuación para acceder a los centros escolares. Mientras Madrid prima a descendientes de antiguos alumnos, que iguala en puntuación a alumnos con discapacidad, y permite criterios propios, en Andalucía se pondera más la renta familiar, la proximidad del centro o las familias monoparentales.

Desarrollo educativo

En cuanto al Índice de Desarrollo Educativo (IDE), un análisis del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pablo de Olavide, Antonio Villar, recoge que sobre el Informe PISA 2012, Andalucía es la que mejor evolución ha obtenido en este índice entre las pruebas PISA de 2009 y las de 2012. En concreto, mejora un 26,5%, más del triple de la media nacional, que es del 8,5%.

Además, de las 14 comunidades analizadas en el informe español PISA, Andalucía está por encima de la media en relación al factor de equidad, que mide la influencia que los factores socioeconómicos tienen en los resultados académicos; a menor influencia mayor equidad.

Los datos más concretos son los que se refieren a repetición de alumnado según su situación socioeconómica y a la integración de alumnos inmigrantes.

Respecto al primero , en la comunidad de Madrid un alumno del nivel socioeconómico bajo tiene 5,2 veces más posibilidades de repetir que un alumno o alumna del nivel más elevado. Estas probabilidades se reducen a prácticamente 3 (3,05) en la comunidad autónoma andaluza.

Para medir la integración se utiliza la diferencia en los resultados de la prueba matemática (prueba de referencia en las estadísticas PISA 2012) entre el alumnado inmigrante y el nativo. De entre las comunidades autónomas estudiadas, Andalucía es la que arroja un dato más equitativo con una menor diferencia entre los dos grupos: solo 40 puntos, muy por debajo de la media española.