Diario Sur

La compra pública innovadora, una nueva manera de gestionar I+D+i

  • Defiende que el papel de la Junta es el de sostener un sistema del conocimiento competitivo en el que «nuestros investigadores atraigan inversiones de fuera»

El nuevo curso universitario es el de la recuperación del PAIDI, Plan Andaluz de I+D+i, que interesa también a las empresas. ¿Por dónde van los trámites?

Es uno de los aspecto que debe permitir incrementar la competitividad de nuestro sistema de conocimiento. Afecta a la universidad y a todos los agentes, centros tecnológicos, empresas. Nuestro objetivo es sostener un sistema del conocimiento competitivo, que nuestros investigadores atraigan inversiones de fuera, para aumentar nuestra riqueza. No todos los gobiernos regionales tienen estas políticas. Queremos sustituir subvenciones por inversiones y atraer talento.

Pero ¿ya se pueden solicitar las ayudas?

El primer paso fue publicarlo, aprobarlo definitivamente. Ahora se están redactando las órdenes de base en cada ámbito, en octubre saldrán las primeras, y a partir se va a convocar cada aspecto, movilidad, ayudas de grupo etc. Hay una orden de bases de Talentia y vamos a hacer otra cosa importante: ya hemos transferido a las universidades 70 millones de euros para que ellas mismas gestionen convocatorias del PAIDI.

¿Cuál es la novedad?

Las consideramos entidades colaboradoras en la gestión de fondos europeos y por tanto nos ayudan a hacer ellas convocatorias, acordadas en el Consejo de Universidades, por ejemplo proyectos excelencia.

¿Entonces?

Eso debe permitir simplificar la burocracia. En el sistema anterior, el investigador debía demostrar ante la universidad la legalidad de su gasto, pero después debía hacer lo mismo ante la Junta de Andalucía y aún una vez más, porque al ser fondos europeos tienen que ir a un verificador comunitario. Es una locura. Queremos simplifica. Hemos transferido el dinero a las universidades y las próximas semanas vamos a acordar fórmulas para que saquen las convocatorias, que serán competitivas.

Hay varios proyectos de cuya implantación en Andalucía se está hablando. ¿Qué se puede esperar?

Estamos en un momento en que las inversiones en grandes instalaciones científicas están bajando. Preparamos la candidatura Agencia Europea del Medicamento, la Consejería de Salud está trabajando en ello, creemos que somos una región potente, pero más que un centro de investigación es de gestión de la industria del medicamento. Intentamos atraer una gran instalación, el reactor para análisis de materiales de fusión, y sobre todo consolidar, que el resto de grandes instalaciones estén operativas y funcionen bien.

Definir áreas de interés

Ha hablado de 'compra pública innovadora'. ¿Qué es ?

Una perspectiva muy interesante que se lleva haciendo en muchos países, característica de Estados Unidos, otro modelo de investigación. Se basa en que el gobierno es capaz de definir un proyecto que debe impulsar la innovación en un área de interés del propio gobierno o de un sector que el gobierno quiera potenciar.

¿Por ejemplo?

Hace 25 años EE UU trabajaba en la mejora de la eficiencia del transporte por carretera y se habló del 'camión ecológico', un camión con mayor rendimiento. Los que ahora circulan allí no tienen nada que ver con los del pasado. Ha habido un enorme proceso de desarrollo. La fórmula ha sido el gobierno define el producto con el sector, lo encarga a una empresa o conjunto de empresas, que trabajan en el desarrollo de la innovación necesaria para abordar el reto. La diferencia es que se pide un producto final, no una línea de investigación que a lo mejor no sale. El A400M de Airbus es una compra pública innovadora. Necesitábamos un avión de transporte con unas capacidades concretas, porque hace falta medios para el despliegue de determinadas capacidades en conflicto. O el portaaeronaves Juan Carlos I, una idea de un almirante de la Armada para adaptar a la nuevas formas de intervención, cuya inversión en investigación se ha recuperado con la venta de varias unidades a Australia.

¿Qué van a definir, pues?

Cada consejería lo hará en su área. La idea que defendemos es trabajar con sectores relacionados con la nuestra hacia sectores públicos donde es imprescindible la innovación, para mantener el carácter innovador del servicio sin tener un mercado que te obligue a ello. Pero también colaboramos entre áreas, por ejemplo con Salud hemos desarrollado el robot quirúrgico para el IMIBIC de Córdoba.

¿Qué otros campos?

Otras áreas fundamentales son la aeroespacial, portuaria, logística. Para ser creíbles deben ser proyectos grandes y entregables, no muchas iniciativas. Si apuestas por mejorar la logística en puertos tienes que definir un producto, no es sustituir una carretera. Es un cambio conceptual. Habría sido un excelente proyecto de compra pública innovadora un sistema para recrecer las grúas para atender a los nuevos barcos gigantescos de contenedores, pero lo atendió con sus propios medios la autoridad portuaria de Algeciras con un profesor de la universidad de Cádiz. Se trata, pues, de definir un problema que requiere innovación, para dinamizar un sector. Hacer una compra pública innovadora para que se active y sea innovador, no necesariamente por que el gobierno necesite el producto. Pocos proyectos, grandes y significativos.

¿Es ya un modo de actuar implantado, o un marco teórico?

Ahora empieza el marco, tenemos que sentarnos. Es mas difícil que hacer una convocatoria en BOJA. No vale con hacer unas bases, hay definir el producto, para eso hace falta o que tengas tú el conocimiento o montar un equipo que lo defina. El primer paso será sacar a a concurso lo que quieres hacer. Es muy interesante y útil, la Unión Europea llama a que lo hagamos.

¿La innovación para los que la demandan?

Estamos demasiados acostumbrados a subvenciones. Es un gran reto, un cambio de mentalidad. Tenemos 50 millones en fondos europeos en la Consejería. Da para 2-3 proyectos en el periodo.