Diario Sur

Susana Díaz da un paso, pero no confirma que irá a las primarias

Susana Díaz da un paso, pero no confirma que irá a las primarias
  • La presidenta de la Junta declara que estará "donde me pongan mis compañeros" y rechaza el congreso propuesto por Pedro Sánchez

Susana Díaz calcula bien sus palabras y no da un paso en falso. Esta mañana, la presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE ha dejado entrever, sin decirlo, que está dispuesta a presentarse a las primarias, al decir que “estaré donde me pongan mis compañeros”. Pero tampoco lo ha confirmado, lo que parece lógico si se tiene en cuenta que la baronesa espera impedir en el comité federal del sábado que los planes de Pedro Sánchez, primarias y congreso expres, se lleven a cabo. Es decir, dicen los 'pedristas', que su intención no es presentarse, sino boicotear las primarias.

Susana Díaz, que inauguraba un centro aeronáutico en Puerto Real (Cádiz) ha hablñado por primera vez de la crisis en su partido y ha rechazado de plano este calendario orgánico y ha lanzado dardos envenenados hacia Pedro Sánchez, al que ha acusado de llevar a cabo una “maniobra de distracción” y ha echado en cara la sucesión de derrotas electorales.

Respecto a su propia decisión, Díaz contestó que “estaré donde me pongan mis compañeros, en la cabeza o en la cola”. “Aceptaré lo que digan mis compañeros y esa propuesta la haré mía”, continuó, y apostilló: “Cada uno sabrá cómo se comporta en esta organización”.

Díaz ha echado en cara a Sánchez que “la responsabilidad que tenemos quienes estamos al frente del partido, la mayor obligación, es mantener al partido unido, cohesionado, no poner dilemas sobre la mesa que tiendan a dividir, enfrentar, a compañeros y con dilemas falsos”.

La presidenta andaluza replicò con dureza a su secretario general que “la salida no es acusar a unos compañeros u otros de ser subalternos del pp. Me parece que ningún socialista lo es y nadie quiere serlo y mucho menos el PSOE de Andalucía,que está en la primera linea dela batalla con el PP” a quien, recalcó, “ha ganado, y bien”.

La presidenta calificó de “mala y difícil“ la situación del partido y lamentó que no haya defendido a los presidentes de Extremadura y de Castilla La Mancha ante la “injerencias” de Podemos de “chantajear” y “paralizar” la acción de los gobiernos regionales: “He echado de menos voz de la dirección del partido que se levantara y dijera que en las cuestiones del PSOE nadie se entremete, ni puede chantajear a ningún gobierno autonómico para influir en las decisiones libres que se tomen en el partido socialista”.