Diario Sur

Huye y deja el coche en marcha cargado con 328 kilos de hachís al ver a la Guardia Civil

  • El vehículo siguió rodando solo y estuvo a punto de arrollar a los agentes ubicados en un puesto de control de seguridad en San Roque

La Guardia Civil busca a una persona que, a pocos metros de un control de seguridad ubicado en una rotonda de San Roque (Cádiz), abandonó en marcha el coche que conducía, con lo que el vehículo, cargado de 328 kilos de hachís, siguió rodando y estuvo a punto de arrollar a los agentes.

Los hechos tuvieron lugar en una rotonda ubicada en la salida 133 de la autovía A-7, en sentido Málaga, en el término municipal de San Roque, según un comunicado del instituto armado.

La Guardia Civil había establecido en ese punto un dispositivo de seguridad ciudadana que debió poner nervioso a un conductor porque, cuando estaba a unos cincuenta metros de distancia, aminoró la velocidad y se bajó del coche en marcha, lo que observaron los agentes.

Uno de ellos se dirigió hacia el vehículo y comprobó que circulaba cuesta abajo y sin conductor por lo que alertó al resto de guardias civiles del dispositivo para que se apartaran de la carretera y cortaran el tráfico, dado el grave riesgo de la situación.

El vehículo rebasó el dispositivo de control y cruzó los dos carriles de la rotonda, ya con el tráfico cortado, hasta que finalmente se detuvo al impactar sobre el monolito de piedra ubicado en la rotonda.

Dentro del turismo, que llevaba las placas de matrícula falsas y había sido sustraído en marzo de este año en Francia, los agentes hallaron diez fardos de hachís, que arrojaron un peso de 328 kilos.

Los guardias civiles emprendieron una búsqueda por la zona para localizar al conductor huido, que de momento no ha sido encontrado.

La droga y el vehículo han sido puestos a disposición de la autoridad judicial que se ha hecho cargo de instruir las diligencias sobre el caso.