Diario Sur

Andalucía mantiene el Distrito Único universitario

El sistema universitario andaluz inicia el curso 2017/18 con las premisas de la «estabilidad», por la reducción de la deuda y el plan de pagos de la Junta hacia estas instituciones, y de la «certidumbre» frente a la intranquilidad de la Lomce. El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, que presentó un informe al Consejo de Gobierno, explicó que la 'Ley Wert' tiene «una derivada en el caso de las universidades por el proceso de reválida». Un estudiante de bachillerato que no logre el título por no superar la prueba, dijo, se queda «sin destino claro e incluso ha perdido su prioridad para acceder a la Formación Profesional». A ello se une la eliminación de la prueba directa de acceso (PAU), de modo que es la universidad y no el estudiante quien tiene el «derecho de seleccionar».

Frente a ello, el consejero esgrimió el mantenimiento del Distrito Único en Andalucía, que el Ministerio de Educación ha roto, y que el Gobierno autónomo ha acordado mantener con las universidades andaluzas como una garantía de libertad de elección.

Las grandes cifras, que llevaron a Ramírez de Arellano a decir que el sistema universitario andaluz es «el mayor de España y de Europa», indican que este curso las universidades de la comunidad tendrán más de 200.000 alumnos, una cifra estancada por el acortamiento de las carreras de cinco a cuatro años, e impartirán 415 grados, 532 másteres y 163 programas de doctorado, solo 19 títulos de máster y cuatro doctorados más que el pasado curso.

También permanecen estables las plantillas, pues las diez universidades públicas andaluzas dispondrán en este curso de 16.352 profesores e investigadores, y se mantienen los precios de las matrículas entre los más bajos de España.