Diario Sur

Andalucía autorizará apuestas deportivas en salones de juego, bingos y casinos

La nueva regulación andaluza sobre juego necesitará un año de tramitación antes de entrar en vigor.
La nueva regulación andaluza sobre juego necesitará un año de tramitación antes de entrar en vigor. / A. G.
  • La Junta asiste a un congreso del sector en Torremolinos y anuncia la puesta en marcha de una nueva regulación ante más de mil empresarios

La Junta de Andalucía anunció ayer la puesta en marcha de un nuevo reglamento para el sector del juego, una reclamación histórica de usuarios y empresarios. Con motivo de la inauguración de la quinta edición del Congreso Andaluz del Juego, que tiene lugar entre ayer y hoy en el Palacio de Exposiciones de Torremolinos, el director general de Patrimonio del Gobierno autonómico, Antonio Miguel Cervera, aseguró que la nueva normativa «será un revulsivo» para el sector, que entre 2010 y 2014 sufrió un duro descenso de sus ingresos. La autorización para realizar apuestas deportivas en salones de juego, casinos y bingos constituye una de las principales novedades de esta regulación. Esta nueva línea de negocio, implantada ya en todas las comunidades autónomas salvo Andalucía, supondrá un salvavidas para los profesionales del sector, que reclamaban desde hace años la inclusión de apuestas deportivas.

El Palacio de Congresos de Torremolinos prevé reunir a más de mil empresarios especializados durante los dos días de duración de la cita, que ayer fue inaugurada por la primera teniente de alcalde del municipio costasoleño, Maribel Tocón. El sector recibió «con alegría» la noticia, aunque la nueva regulación requiere aún un año de tramitación antes de su entrada en vigor. Las apuestas deportivas, ya sean realizadas en tiempo real o con anterioridad al comienzo de los partidos, se han convertido en uno de los puntos de apoyo del gremio. Las diferentes casas de apuestas, que prometen multiplicar el dinero depositado, resultan un gancho para millones de personas, especialmente a través de Internet. Los españoles jugaron más de 6.400 millones de euros ‘online’ sólo en 2014 y los salones especializados reclaman desde hace años la posibilidad de ofrecer este tipo de apuestas.

Según las asociaciones organizadoras del V Congreso del Juego Andaluz, el sector reportará a las arcas públicas andaluzas más de 162 millones de euros este año en concepto de tasas, cuatro millones más que en 2014. Hasta Torremolinos se han desplazado estos días profesionales pertenecientes a empresas fabricantes, operadoras, distribuidoras y titulares de salones. Los ingresos de este sector cayeron entre un 40 y un 51 por ciento entre 2010 y 2014, un descenso que se frenó el año pasado. Los empresarios confían en que los resultados de este ejercicio confirmen su recuperación económica. Desde el congreso aseguran que los cambios normativos que regulan la actividad «alientan las expectativas de crecimiento».

Andalucía es la penúltima comunidad autónoma en recaudación empresarial por juego, un dato que contrasta con la segunda posición que ocupa a nivel nacional en cuanto a pago de impuestos indirectos, según afirma el presidente de la Asociación Andaluza de Comercializadores y Distribuidores de Máquinas Recreativas (Acodisa), Enrique Rosas. Esta disparidad obedece «a la mayor renta per cápita de las comunidades del centro y norte del país». El congreso también aborda el presente y futuro del juego en hostelería y salones mediante sesiones técnicas, además de disponer de más de 1.600 metros cuadrados de exposición donde cerca de una veintena de empresas muestran sus máquinas de última generación, algunas de ellas especializadas en apuestas deportivas.

Indicadores económicos

Los indicadores económicos comienzan a repuntar tras casi un lustro en caída libre. El sector genera más de 12.200 empleos directos e indirectos en Andalucía mediante las 881 empresas operadores que hay en activo en la comunidad autónoma y que gestionan 687 salones de juego y 28.383 máquinas recreativas. En 2009, antes de que los ingresos por juego comenzaran a descender, Andalucía contaba con 43.202 máquinas. La entrada en vigor de la Ley Antitabaco y la reforma de la fiscalidad propició dos reestructuraciones que fueron muy acusadas por los profesionales del sector.

Los empresarios denuncian sentirse «excesivamente vigilados» por las administraciones, recelosas desde la eclosión del juego ‘online’ y sus premios millonarios. «Nuestra actividad está más encorsetada que ninguna otra, necesitamos autorizaciones para cualquier cosa», lamentan. La cuota que cada máquina paga en Andalucía, cercana a los 2.300 euros, supone una losa para los profesionales, que aseguran que la incidencia de la ludopatía «es mínima», pese a las advertencias de asociaciones y las unidades de juego patológico, que alertan sobre el creciente número de ludópatas, sobre todo jóvenes, tras la penetración de las apuestas deportivas por Internet.

Andalucía dispone de una máquina cada 300 habitantes, aproximadamente, una cifra más alta que la media nacional, que ofrece una recreativa por cada 236 personas. Los profesionales congregados en Torremolinos admiten que se trata de un sector «atípico» pero reclaman mayor agilidad en los trámites administrativos, porque la maquinaria cambia a medida que lo hacen las nuevas tecnologías «y no podemos permitirnos lanzar un producto con más de un año después de su entrada al mercado».