Diario Sur

«Vamos a utilizar el poder de Andalucía contra el chantaje del Gobierno de Rajoy»

El vicepresidente, en la sala de los consejillos. ::
El vicepresidente, en la sala de los consejillos. :: / SUR
  • Manuel Jiménez Barrios. Vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Presidencia

Suave en las formas, contundente en el fondo, el 'número 2' de Susana Díaz en el Gobierno andaluz y coordinador directo de todas las áreas del Ejecutivo, inicia el curso político energético. Cauto al analizar la situación política nacional, apunta decidido al PP-A y al Gobierno de Rajoy en las dificultades añadidas de la gestión del Gobierno de la Junta. Y no es porque piense que va a haber terceras elecciones, que desea evitar a toda costa.

-El curso político empieza complicado. ¿Cómo lo afronta el Gobierno andaluz?

-Eso del comienzo de curso es un término periodístico, porque para nosotros realmente es continuidad. En agosto hemos celebrado tres consejos de gobierno y con iniciativas de enorme calado. El Plan de Vivienda, que se aprobó el 3 de agosto; la Ley de Discapacidad, el 26, y en el tercero, el día 30, el decreto de grandes ciudades turísticas. Es fácil desmontar eso que cada año repite el Partido Popular, de 'el gobierno en vacaciones', que comparen con el resto de comunidades autónomas españolas.

-¿Cuál va a ser el foco de su acción política?

-La preocupación del Gobierno, el asunto crucial, es consolidar la tímida recuperación económica y seguir creando empleo. De agosto del año pasado a éste se ha reducido el paro en 80 mil personas, la aportación más importante de comunidades autónomas a la bajada de paro. Ya estamos en 903.000 desempleados, hemos superado la meta psicológica de bajar del millón.

-¿Y cómo harán?

-Contamos con dos elementos clave, la estabilidad política, que en Andalucía da confianza a trabajadores e inversores, y el liderazgo político, sumado al resto de iniciativas.

-¿Cómo afecta la inestabilidad nacional al gobierno andaluz?

-Provoca incertidumbre en todas las autonomías, pero el Gobierno del PP la alimenta, al no comunicar la regla de gasto y demás datos necesarios para elaborar los presupuestos. Pero a pesar de eso vamos a hacer nuestras cuentas. La estabilidad del Gobierno ha sido refrendada por el portavoz de C's, que en el último pleno del Parlamento andaluz proclamó que Susana Díaz es de fiar, porque cumple sus compromisos. Presentaremos en tiempo y forma los presupuestos y frente a eso el PP no puede utilizar el chantaje. No es de recibo que el Gobierno central sí acuerde nombramientos pero no se pueda saber cuál es la regla de gasto o los objetivos de déficit. Podrían llevarse fácilmente a un pleno del Congreso para cumplir con el pacto de estabilidad. Pero sabemos que apretando, el Gobierno no tendrá más remedio, por mucho que le quiera utilizar como palanca y chantaje político, que entrar por lo que interesa a España, esa frase con la que se les llena la boca. Es decir, definir claramente los objetivos presupuestarios para el año siguiente y darlos a las autonomías para que éstas elaboren sus cuentas.

-La presidenta ha dicho estar «dispuesta a todo» para conseguirlo. ¿Qué puede hacer, qué margen de maniobra tiene?

-Vamos a contribuir con otras comunidades autónomas a quebrar esa cerrazón que muestra el Ministerio de Hacienda. No es ya un error político, es un daño a España. Vamos a utilizar el poder de Andalucía. Aquí tiene una papeleta el PP-A una gran papeleta. Vendría a sumarse una vez más al lado de los intereses del Gobierno de España y no de los andaluces. Estamos hablando de las cosas de comer. Si todo el empeño que pone Moreno en halagar a Rajoy y servir de sucursal del PP nacional, diciendo a la presidenta un día que se suba al AVE y otro día que se baje del AVE, lo pusiera en resolver la incertidumbre de cuáles son las aportaciones estatales para elaborar el presupuesto, se lo agradecerían los andaluces y la clase política, incluido el gobierno

-¿Está hablando de un frente de las autonomías contra el Gobierno?

-No somos frentistas, pero es una evidencia de una emergencia nacional. Sean quienes sean los gobiernos de las comunidades autónomas tienen que apretar porque las cuentas deben hacerse. Hay un gobierno que lleva ya en funciones 267 días ¿no ha tenido tiempo de prever? Podía poner el aparataje del Estado, que utiliza para otras cosas, a buscar fórmulas jurídicas, que las hay, para resolver esa incertidumbre. Se hará, porque Rajoy no puede presentarse como un estadista, como quien va a resolver los problemas, a pesar de sus malos resultados, ante Europa si no confecciona los presupuestos. La presión de Andalucía va a ser fuerte.

-Usted lleva el peso de la negociación con C's, ¿Cómo van las relaciones?

-Dos partidos serios como somos C's y PSOE y el Gobierno de la Junta tienen claro que hay evaluar las políticas que acuerdan. La petición de Juan Marín es absolutamente razonable. Con la misma racionalidad se comporta el Gobierno de la Junta informando a C's de cada decisión que adopta. Auguro que las relaciones, que son normales, fluidas, van a seguir siéndolo.

-¿Le preocupa lo que ha llamado el 'quiebro' del PP-A proponiendo un acuerdo presupuestario a C's?

-No.

-¿A qué lo atribuye?

-Lo ha dicho claridad meridiana el responsable de C's, Juan Marín. Bienvenidos al diálogo, si es sincero. Pero la historia no avala al PP, que nunca ha apoyado el presupuesto de la Junta de Andalucía. Estamos dispuestos a sentarnos siempre con quien sea, para aprobar las cuentas. Si el PP lo que pretende es poner otro palito en la rueda, ya que no consigue sus objetivos en Andalucía, con inestabilidad e intentando forzar a C's para que se distancie de las políticas de la Junta, vuelve a caer en el mismo error de ir contra los intereses de Andalucía. Creo que el señor Moreno tiene otra oportunidad para demostrar que no es tacticismo o postureo, sino un tema de fondo y si lo es tiene que pactar o acercarse a las posturas del PSOE, pero nunca ha sucedido en la historia democracia. Si el PP quiere romper la estabilidad política en Andalucía sería error de tal magnitud que nadie le perdonaría y lo pagará en las urnas de nuevo.

-¿Cree que intenta que la presidenta mueva ficha para la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy?

-Eso lo creemos todos. Todo el mundo puede visualizar que el PP en Andalucía es una sucursal del PP nacional y que Rajoy dentro de los encargos que habrá hecho, le ha tocado a Moreno Bonilla que presione a C's para presionar a su vez a Susana Díaz. Eso es en dos direcciones, chantaje en los presupuestos y esa jugada con Marín. Creo que es la tercera vez que le oigo decir en estos días que no va contra nadie. Excusatio non petita... El PP no nos tiene acostumbrados a una senda de diálogo.

-Hay otra interpretación de más largo recorrido: empezar a tender puentes por si Moreno necesitara a C's para gobernar después de las autonómicas.

-A los asesores de la estrategia habría que darles la liquidación, porque dos días más tarde del acercamiento al señor Marín hacen una interpretación sorprendente y dice que también está abierto al diálogo con Podemos e IU, que le respondieron de inmediato. Quien haya diseñado esa estrategia, si fuera así, tendría que explicarla. Uno no se acerca a C's como lo hizo Rajoy a Rivera en el debate de investidura, que lo trató en el mismo plano de igualdad que UPN. Son improvisaciones, más que una estrategia de fondo

-¿Puede haber por parte del PSOE un cambio en la relación con Podemos e IU?

-Siempre hemos mantenido el mismo discurso. Nosotros ocupamos el espacio de la centralidad política en Andalucía por eso recibimos el respaldo de los ciudadanos. Pensamos que es buen el acercamiento, pero Podemos no lo ha posibilitado. Sus intervenciones siempre son de radicalidad y distancia con los planteamientos de la administración pública, de las necesidades de los ciudadanos. Por cierto que hemos visto el mismo discurso de Podemos, torpedeando la sanidad pública que el que plantea el PP. desde hace 30 años.

-El Gobierno andaluz no quiere nuevas elecciones

-Nadie puede quererlas

-¿Es una manera de decir que hay que facilitar el Gobierno a Rajoy?

-No. La constatación más evidente es que Rajoy, a la cabeza del PP, es un tapón a la situación política en España. El Congreso le ha rechazado, el grupo que le apoyó le retiró su confianza enseguida. El partido que ha ganado las elecciones debería hacer un movimiento por responsabilidad con España y mover a su responsable político. Al PSOE no se le puede achacar la responsabilidad de que no haya gobierno en España. Esa estrategia interesa al PP y a sus ayudantes, pero creo que hay que poner el foco en quien corresponde, el PP y Rajoy, que no han hecho esfuerzos para que haya gobierno en España.

-¿Cree posible un gobierno alternativo de Pedro Sánchez? ¿Cómo ve sus movimientos?

-Ya lo han expresado los portavoces del PSOE-A con claridad. Llamamos a la responsabilidad. Estamos ligados por el acuerdo del comité federal y cuando corresponda habrá un análisis y una reflexión. Como siempre, el PSOE debe estar a la altura de los intereses de España. ¿Qué va a ocurrir en este país? No lo sé.

-Va a más el ruido de fondo estos días, la disidencia interna con la estrategia federal. ¿Suenan tambores de guerra en el PSOE-A?

-No lo creo. Siempre estaremos en intentar que el proyecto del PSOE siga siendo útil para España. No contribuimos nada más que a llamar al sentido común y a los intereses generales de España.

-Pregunta obligada, una vez más: ¿Ve posible que la presidenta de la Junta compatibilice su cargo con la secretaría general del PSOE?

-Estoy muy cerca de la presidenta y siempre le veo intensidad, ocupación y preocupación por los intereses de Andalucía. Eso es lo que yo veo diariamente. Hoy me comentaba, tenemos lista la formación después de 5 años, los planes de investigación para el crecimiento, los planes de empleo, la reforma de la ley de agricultura... En eso está la presidenta y, con toda garantía, el gobierno lo lleva a cabo con la misma pasión.

-¿Por qué no habla, como tanto se le reclama, sobre todo el PP?

-El PP se ha llevado meses criticándole que tenía puesta la cabeza en los asuntos nacionales y ahora le pide que lo haga. Ella está ocupada trabajando en los intereses de Andalucía y para que la comunidad no salga perjudicada en esta etapa de incertidumbre política nacional.

-El debate sobre sanidad y educación pone en cuestión que la Junta no haya hecho recortes en estado bienestar. ¿Han sido así?

-En educación hay más presupuesto publico que el año pasado, más profesores y muchos menos alumnos por la caída demográfica. No significa que no haya intereses del personal interino, legítimos, pero nadie puede afirmar la mayor, no hay recortes en Andalucía. Más presupuesto, más profesores, mas centros y más actividades extraescolares. Por mucho que se empeñen esa es la verdad. Mucha gente puede pensar que los métodos de presión para conformar un gobierno en España abarcan muchos sectores. Han aprovechado el verano y su capacidad de influencia también para utilizar la sanidad como elemento de presión y hay sectores de la izquierda que le han podido seguir en esa estrategia. El PP alguna vez tendrá que hablar del nivel de profesionalidad que hay en nuestra educación y nuestra sanidad, que es extraordinario. Muchos profesionales están muy cansados de que se les use de manera partidaria. Los problemas laborales no significan que los servicios, siempre mejorables, no sean profesionales.

- Sigue pendiente la reforma y renovación de la RTVA ¿Para cuándo?

-Cuando se responsabiliza al Gobierno de que no se renueva el consejo y el director de RTVA se olvida que, por un ejercicio de avanzar en la democracia, hacen falta tres quintos de la Cámara, a diferencia del gobierno central que lo elige y punto. Tiene que haber un ejercicio de consenso, pero por mucho que el gobierno quiera, que quiere, la renovación los grupos han de ponerse de acuerdo. Creo que después de algunas conversaciones se puede desbloquear en septiembre. Pero tiene que ser un ejercicio de altísima responsabilidad de los grupos. Hay que hacer dejación de estereotipos en beneficio de un acuerdo.

-¿Habrá debate sobre el estado de la comunidad? ¿Cuándo?

-Por supuesto que sí, lo habrá, como siempre.