Diario Sur

Rechazo político y social al proyecto

El inicio de las obras del proyecto Marismas Occidental por parte de Gas Natural en el entorno de Doñana, en Almonte (Huelva), ha generado un rechazo generalizado político y social en torno a una actuación que se considera contraria a los intereses de conservación del espacio natural.

El rechazo social ha venido de la mano de grupos ecologistas como Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF, que exigieron ayer al Gobierno central en funciones y a la Junta de Andalucía la paralización cautelar de las obras con las que, en su opinión, Gas Natural Fenosa «pretende convertir el subsuelo de Doñana y su entorno en un campo gasístico».

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, comparecerá hoy en el Parlamento autonómico para exponer la posición del Gobierno andaluz. No es la primera vez. Fiscal ya ha comparecido varias veces en el Parlamento para explicar la posición en contra de la Junta al proyecto, si bien volverá a exponer lo que ayer dijo el portavoz sobre la amenaza de la indemnización si ordena su paralización.