Diario Sur

El Gobierno andaluz defiende hoy en el Parlamento su veto al proyecto de Gas Natural en el entorno de Doñana

Entorno de Doñana donde se quiere instalar el almacén de gas
Entorno de Doñana donde se quiere instalar el almacén de gas
  • Con un debate sobre la polémica obra de la empresa gasística y otro sobre el curso escolar arranca esta tarde el nuevo periodo parlamentario en Andalucía

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, defenderá esta tarde en el Parlamento el veto que su administración ha mantenido al proyecto global de Fenosa Gas Natural en el entorno de Doñana desde hace varios años. El Gobierno de Susana Díaz quiere así dejar claro que nunca ha habido connivencia con la empresa gasística. El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, puso ayer de ejemplo de que nunca hubo connivencia en el hecho de que la empresa gasística presentara una demanda contra la Junta en 2013 de responsabilidad patrimonial por la que solicitaba una indemnización de más de 350 millones de euros.

Vázquez admitió la dificultad jurídica de paralizar de forma cautelar las obras del oleducto gasístico iniciadas esta semana en Marisma Occidental, en el entorno de Doñana, porque no se realizan en terreno del espacio protegido. «No hay elementos jurídicos ni instrumentos legales para paralizar ese proyecto porque está fuera del espacio protegido», argumentó el portavoz, que lanzó la pelota de la decisión al Gobierno central, que dio el visto bueno al proyecto en la declaración de impacto ambiental e interés público. Esta fue la llave que hizo posible que Gas Natural acometiera las obras del proyecto pese al veto de la Junta de Andalucía.

La extracción de gas en el entorno de Doñana se realiza desde los 80. En 2008 la empresa gasística pide permiso para abrir nuevos pozos y construir un almacén subterráneo para su almacenamiento.

Cuatro partes

La propuesta que afecta a las proximidades del espacio de Doñana consta de cuatro proyectos: Saladillo, Marismas Occidental, Marisma Oriental y Aznalcázar. Todos ellos obtuvieron del Gobierno central la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable en 2013, año en el que la Junta intenta pararlos sin mucho éxito por la amenaza de la indemnización.

Tanto ecologistas como la Junta coinciden en oponerse a la división del proyecto en cuatro partes. De haberse considerado una actuación de conjunto, la declaración de impacto ambiental hubiera resultado negativa. El proyecto ha sido denunciado ante instancias europeas y organismos que velan por la protección de Doñana.

La obra que ha empezado esta semana es la del proyecto Marisma Occidental. Según explican las organizaciones ambientales, las obras consisten en la instalación de 70 kilómetros de gasoductos, la apertura de 16 pozos de extracción de gas y la utilización del subsuelo como «almacén permanente de gas».

Con el debate sobre el polémico proyecto gasístico de Gas Natural y el también polémico arranque del curso escolar por las protestas de profesores interinos, echa esta tarde a andar el nuevo periodo de sesiones en el Parlamento andaluz. La consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ratará de defender la actuación de la Junta en materia educativa. Mañana comparece Susana Díaz en la sesión de control y será la primera vez que se someta a las preguntas de la oposición tras el prolongado silencio sobre la actualidad política desde la primera semana de agosto.