Diario Sur

Jaén, 17 jul (EFE).- Un lince ibérico ha muerto atropellado en la carretera A-4 a su paso por la localidad jiennense de Andújar, el sexto ejemplar de este felino que fallece en estas circunstancias en Andalucía en 2017.

El cadáver del animal, una hembra, fue localizado ayer, posiblemente atropellado en el kilómetro 315 de la autovía A-4, en el tramo de Andújar a Bailén, según han informado hoy fuentes del programa Iberlince.

La hembra no estaba radiomarcada y el cadáver ha sido traslado de inmediato a Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía (CAD) donde se le practicará una necropsia completa.

Desde Iberlince han destacdo la importancia de avisar al 112 ante hallazgo de un lince ibérico muerto, lo que permite activar el protocolo de levantamiento de cadáver de forma temprana, esencial para obtener la máxima información posible sobre la causa de la muerte.

Este lince es el sexto que ha muerto atropellado en las carreteras andaluzas durante 2017, ya que el pasado 8 de julio fue encontrado muerto uno en Santa Elena (Jaén), en abril técnicos del proyecto encontraron un cadáver en el kilómetro 302, entre Andújar y Bailén, y unas semanas antes fue encontrado el cadáver de una hembra atropellada en la comarca de Guarrizas.

Los otros dos atropellos se produjeron en la carretera A-421, en Adamuz (Córdoba), y en el kilómetro 65 de la N-420, entre Montoro y Cardeña (Córdoba).

Por otro lado, el 5 de julio, técnicos de seguimiento de la población de Sierra Morena del proyecto Life+Iberlince detectaron un juvenil de lince ibérico que presentaba lesiones que parecían cataratas en los ojos.

Se trata de la hembra Nublada, nacida en la población en 2016, que pese a tener más de un año de edad, se movía con la madre y los movimientos eran algo torpes, lo que hizo sospechar que su capacidad para sobrevivir estaba comprometida.

Inmediatamente se instaló una red de cámaras trampa para realizar un seguimiento y, cuando los técnicos reunieron información suficiente, se instaló en la zona un dispositivo de captura.

De esta forma, el pasado 13 de julio el ejemplar fue capturado y trasladado al centro de recuperación de especies amenazadas de Granada.

Al día siguiente fue evaluado por un especialista en oftalmología felina (Fidel Causse), quien comprobó que el ejemplar estaba completamente ciego, por lo que se recogieron muestras para intentar determinar el origen del problema, si bien las lesiones en la retina son irreversibles, por lo que, si el ejemplar no tiene enfermedades relevantes, se podría incorporar al programa de cría en cautividad de la especie.