Sevilla, 17 jul (EFE).- Emilio de Llera, exconsejero andaluz de Justicia e Interior durante los últimos cinco años, ha retomado hoy su labor como fiscal en un juicio por un asunto de drogas en el que ha alcanzado una conformidad con la defensa y en cuyo tribunal estaba la juez Mercedes Alaya.

El acuerdo ha permitido a la sección séptima de la Audiencia de Sevilla dictar una sentencia firme contra los dos acusados, Manuel R.V., de 37 años, y Francisco M.F., de 44 años, que han aceptado una pena de un año y nueve meses de prisión para cada uno por un delito contra la salud pública.

De Llera se reincorporó hace una semana a la sede de la Fiscalía de Sevilla del edificio Noga tras reunirse con la fiscal jefe sevillana, María José Segarra, y lo hizo después de que el pasado 19 de junio formalizara su renuncia al acta de diputado autonómico y de que Susana Díaz no le incluyera en su nuevo Gobierno autonómico.

En el caso al que ha llegado a un acuerdo, la Fiscalía pedía inicialmente cuatro años de prisión y una multa de 213 euros para cada acusado, que se ha rebajado a 71,50 euros, según recoge el acuerdo, al que ha tenido acceso Efe.

En su acusación, la Fiscalía aseguró que los dos acusados, uno de ellos preso por otra causa, usaban los apartamentos Lux Sevilla Palacio para realizar labores de preparación y posterior venta de cocaína.

El 13 de diciembre de 2014, añade la Fiscalía, el acusado más joven se trasladó en coche desde el apartamento hasta la Avenida de la Innovación, donde vendió a una persona una bolsita de plástico con cocaína y dos cánulas de plástico, transacción que vieron agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que intervinieron la mercancía.

Posteriormente, los policías encontraron en un bolso del vendedor, que tenía dentro del coche, dos bolsitas idénticas a las intervenidas así como 105 euros en billetes fraccionados y un teléfono móvil.

La Fiscalía asegura que la droga intervenida, que pesó 1,16 gramos y tenían una pureza del 70,11 %, estaba destinada a la venta para terceras personas y habría alcanzado en el mercado ilícito 71,50 euros.

El mismo día, los agentes entraron, con orden judicial, en el apartamento, en el que estaba el otro acusado, y allí encontraron otra bolsa de plástico con trocitos de cañitas de plástico, otra bolsa azul con varios recortes de plástico así como billetes y monedas que sumaban 349,30 euros, obtenidos por la venta de droga.

También encontraron documentación de uno de los acusados y un recorte de papel con anotaciones manuscritas de nombres y cantidades, concluye la Fiscalía.