Diario Sur

(Corrige en el tercer párrafo de la SE1073 el lugar del entierro del amigo de la familia fallecido)

Sevilla, 17 jul (EFE).- El titular del juzgado de Barbate (Cádiz) que lleva la investigación del incendio en el que ayer murieron tres personas en El Palmar, una pedanía de Vejer de la Frontera (Cádiz), ha ordenado que no se incineren los cadáveres de las víctimas, un padre, su hija de cinco años y otro hombre amigo de la familia.

Así lo han explicado a Efe fuentes de la investigación, que han indicado que hoy han sido enterrados el padre y la niña de cinco años fallecidos en el siniestro, mientras que mañana se hará lo mismo con el amigo de la familia que murió en el incendio.

El padre y la niña han sido enterrados en Sevilla, mientras que el amigo de la familia será enterrado mañana en el cementerio de esta ciudad.

Fuentes familiares consultadas por Efe han dicho que han aceptado la medida del juez "aunque están claras las causas de la muerte", con la confianza de que en unos dos meses se puedan llevar a cabo las incineraciones previstas en los tres casos.

Mientras, la madre y el niño de 9 años siguen ingresados en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla con un pronóstico muy grave.

La madre está ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Traumatología, atendida por profesionales de esta unidad y de la de Grandes Quemados, mientras que el pequeño está en Unidad de Cuidados Intensivos y Urgencias Pediátricas del Hospital Infantil.

Ambos, según fuentes del centro hospitalario, requieren cuidados especializados en quemaduras de grandes superficie y soporte vital básico, con supervisión de enfermería las 24 horas del día, con una superficie corporal quemada del 70 % en el caso de la madre y del 65 % en el pequeño.