Diario Sur

Cádiz, 17 jul (EFE).- La familia ha decidido donar los órganos de la niña de cinco años que murió ayer en el incendio de una vivienda de la pedanía de El Palmar, en Vejer (Cádiz), en el que murieron también su padre y un amigo de la familia.

Según ha informado el alcalde de Vejer, José Ortiz, la decisión ha permitido activar el sistema de trasplantes, tras lo cual la pequeña y su padre podrán ser enterrados.

El otro fallecido en el incendio, un amigo de la familia de 49 años, se encuentra en el Tanatorio de Servisa de San Jerónimo de Sevilla y mañana será enterrado.

La madre, una trabajadora del 112, sigue en estado crítico en la unidad de quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, al igual que su hijo de nueve años, que tiene un mejor pronóstico, aunque presenta heridas en el 65 por ciento de su cuerpo.

El Ayuntamiento de Vejer, donde ocurrió la tragedia, vive hoy su segundo día de luto oficial, al igual que el de La Algaba, en Sevilla, donde residían todos, que, además, ha convocado cinco minutos de silencio al mediodía frente al Ayuntamiento en memoria de las víctimas.

El incendio se inició por una vela encendida en el porche de la casa, una vivienda prefabricada en la pedanía de El Palmar, junto a la playa.