Melilla, 17 jul (EFE).- Los servicios de vigilancia aduanera de España y Francia han desarrollado conjuntamente una operación en el Mediterráneo, entre el Estrecho y el sur de Francia, que ha permitido la intervención de 2,3 toneladas de hachís y la detención de seis personas.

Estos son los resultados de la denominada Operación Pascal, que se ha llevado a cabo desde el 3 al 17 de julio de este año, y que han sido presentados hoy durante la visita a Melilla del buque español "Fulmar", del Servicio de Vigilancia Aduanera, y el patrullero de la Aduana Francesa "Jean François Deniau".

El responsable del área de operaciones aeronavales del Servicio de Vigilancia Aduanera, Rafael Sopuerta, ha explicado en declaraciones a los periodistas que en la Operación Pascal también han participado todos los patrulleros del Mediterráneo de este departamento.

También se han sumado los medios aéreos de la Aduana Francesa, concretamente un helicóptero y un avión.

Con esta operación conjunta, que se desarrolla por segundo año consecutivo, los servicios aduaneros franceses han ayudado a reforzar la vigilancia del Estrecho y La Línea, donde se ha detectado un aumento del tráfico de embarcaciones semirrígidas.

En total, se han llevado a cabo tres aprehensiones de droga en tres embarcaciones, que se han saldado con un total de 2,3 toneladas de hachís y media docena de detenidos.

Además de este "resultado objetivo", Sopuerta ha destacado el aumento de la coordinación de las direcciones de ambos departamentos, así como el intercambio entre las tripulaciones de los medios navales.

En este sentido, ha indicado que se ha conseguido que cuatro tripulantes pasaran de un buque a otro en esta operación conjunta, lo que "no está nada mal" teniendo en cuenta que son 22.

Este intercambio se ha realizado "en aras de ir creando un guardacostas europeo", aunque Sopuerta ha admitido que se trata de un tema "de muy larga duración".

Según ha señalado Enrique Rodríguez Varo, delegado de Planificación y Control de Andalucía, Ceuta y Melilla de la Agencia Tributaria, las aduanas francesa y española han realizado con la Operación Pascal una actuación conjunta de coordinación, comunicaciones "y todo lo que conlleva las funciones que ambos desarrollan" en la lucha contra actividades ilícitas.

Además del narcotráfico, ha mencionado también la lucha contra la inmigración irregular.

Así, la Operación Pascal permitió el avistamiento de una embarcación semirrígida con inmigrantes irregulares a bordo, por lo que ambos servicios de vigilancia aduanera dieron aviso a Salvamento Marítimo.

Por su parte, Mikaël Le Pimpec, agregado aduanero de la Embajada de Francia en España, ha subrayado la importancia que este tipo de operaciones tiene para la Aduana Francesa, ya que les permite comprobar sus nuevas herramientas, como el patrullero "Jean François Deniau" y los medios aéreos con los que ha participado.

"Sabemos que si reunimos nuestras fuerzas, somos mucho más fuertes contra los narcotraficantes", ha afirmado Le Pimpec, poniendo como ejemplo los resultados obtenidos en la Operación Pascal, que se ha desarrollado durante dos semanas.

Según ha dicho, la colaboración entre las aduanas española y francesa "es de muy alto nivel", razón por la que su país quiere seguir "trabajando así".