Mazagón , 17 jul .- La Junta de Andalucía ha iniciado hoy la restauración de la zona quemada en el incendio de Las Peñuelas (Moguer), que afectó a unas 8.400 hectáreas, con actuaciones de emergencia orientadas a garantizar la seguridad de las personas y la conservación del entorno natural.

Los trabajos han comenzado tras una resolución de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del 13 de julio por la que se declararon de emergencia dichas obras, que tienen un plazo de ejecución de tres meses y un presupuesto de licitación de 370.000 euros.

La obras se realizarán en montes públicos ubicados en Moguer, Almonte y Lucena del Puerto y dentro del Espacio Natural de Doñana.

"Sabemos que tenemos un largo trabajo por delante dada la magnitud de este desgraciado incidente. Por eso, la Junta se ha puesto en marcha con celeridad dando prioridad a la eliminación de riesgos", ha explicado el delegado del Gobierno en Huelva, Francisco José Romero, que ha sido testigo del inicio de la actuación junto a la delegada territorial de Medio Ambiente, Rocío Jiménez.

Los primeros trabajos se están desarrollado en Cuesta Maneli y consisten en la retirada de tornillos, restos de la pasarela y la escalera que daba acceso a la playa hasta el pasado 24 de junio, cuando se declaró el incendio.

Rocío Jiménez ha recordado que como consecuencia del incendio han quedado inutilizados o afectados numerosos elementos como viales, carriles cicloturistas, pasarelas, elementos de protección y zonas de servicios turísticos como cámpings y aparcamientos.

"Mientras los técnicos estudian y consensúan la restauración forestal propiamente dicha tenemos que avanzar en otros frentes en los que ya es posible y necesario actuar", ha añadido.

El delegado del Gobierno ha matizado que esta primera intervención por parte de la Junta "está ligada también al uso frecuente de un equipamiento puesto al servicio de las visitas al Espacio Natural de Doñana, a las playas y a los alojamientos del entorno, de las actividades tradicionales como El Rocío y a las iniciativas científicas y de gestión".

Las obras de emergencia en Cuesta Maneli se fundamentan en que el incendio eliminó por completo la pasarela de madera y generó restos y elementos de fijación muy punzantes a lo largo de 1.320 metros.

Los árboles de distinto porte que franquean el carril cicloturista de Mazagón corren el riesgo de desplomarse por la acción del viento, por lo que Medio Ambiente procederá al corte, transporte y eliminación en forma de astillado de todas las plantas quemadas que pueden caer sobre los transeúntes.

En las talanqueras del carril bici han quedado restos de madera con elementos de fijación al descubierto; el informe técnico prevé la retirada y la gestión como residuo del equipamiento deteriorado.

Otro de los puntos de acción del plan de obras de emergencia es la zona del cámping Doñana, donde los operarios cortarán, transportarán y eliminarán a base de astillado los restos de árboles de gran porte carbonizados.

Asimismo, las talanqueras de protección de las pistas forestales del entorno han sido afectadas por el fuego casi en su totalidad, por lo que forman parte de esta actuación prioritaria.