Mazagón , 16 jul .- Cientos de usuarios del cámping Doñana, una de las instalaciones más afectadas por el incendio declarado hace tres semanas en Moguer (Huelva), se han concentrado hoy ante sus puertas para reclamar a las administraciones ayuda para hacer frente a los daños materiales.

La concentración había sido convocada por los responsables y trabajadores del cámping bajo el lema 'Cámping Doñana se levanta".

La dirección del cámping, que calcula las pérdidas entre los seis y los diez millones de euros, está trabajando para volver a poner las instalaciones a punto y poderlas reabrir, algo que no se producirá antes de abril del próximo año.

Esto supone que este cámping, uno de los más populosos de la zona, y que ya el fin de semana del incendio lucía el cartel de "completo", haya perdido todo lo que resta de temporada.

Por otra parte, miembros del bufete de abogados Osuna han aprovechado esta convocatoria para reunirse en el lugar con aquellos afectados por el incendio que han decidido presentar una demanda conjunta para lograr hacer frente a las pérdidas.

Fuentes del despacho de abogados han informado a Efe de que ya son más de una veintena los afectados que han decidido sumarse a esta demanda y que mañana lunes se nombrará a un procurador para personarse en la causa abierta por este siniestro en los juzgados de Moguer.

"Queremos que se nos informe de las diligencias abiertas y de la información que obra en la causa, procedente de la Guardia Civil, de la administración autonómica o de los Bomberos del Consorcio Provincial, para ver cómo proceder", han indicado.

Desde este despacho se pretende aunar al mayor número de damnificados para lograr "la mayor indemnización posible para ellos, principalmente para los que no tienen seguro y han perdido todas sus pertenencias".

En este cámping eran muchas las familias que tenían alquiladas parcelas, en las que tenían acomodadas sus caravanas o tiendas y pasaban en ellas todo el verano y buena parte de los fines de semana durante el resto del año.