Diario Sur

Ceuta, 20 jun (EFE).- Los maestros salazoneros de Ceuta o secado de pescado han alertado sobre la crisis que afecta al sector por la falta de ayuda por parte de las Administraciones y han asegurado que de catorce volaeras del pasado año se ha pasado a los ocho puestos de la actual temporada.

Fuentes del sector han asegurado que la falta de colaboración por las autoridades está provocando que un arte arraigado en la tradición se encuentre en peligro de extinción, dado que tampoco existe un relevo generacional.

En la actualidad se han instalado hasta ocho puestos en la explanada de Juan XXIII, junto a la playa del Chorrillo, pero los maestros han indicado que la Administracion prometió instalar nuevos módulos para la venta del secado de pescado sin que se haya cumplido esta promesa.

Las actuales volaeras ya han sido denunciadas por la Inspección de Sanidad, al destacar que las mismas no cumplen con los requisitos estipulados en la ley, lo que hace peligrar el mantenimiento de estos secaderos.

Los maestros salazoneros han reconocido que son conscientes de que las volaeras no cumplen con todas las normas estipuladas pero también han afirmado que la inversión económica para hacer rentable la concesión -de seis meses- es muy elevada.

Los responsables de los secaderos rondan los 60 años de media, por lo que se ha advertido del serio riesgo de desaparición de este negocio.