Diario Sur

Le Bourget , 19 jun .- El sector aeronáutico andaluz facturó el pasado año 2.399 millones de euros, lo que significa un 2,4 % más que en 2015, y generó 723 nuevos empleos, hasta un total de 14.463, según los datos comunicados hoy por la Junta.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, que asistió a la presentación del informe anual en el Salón Aeronáutico de Le Bourget, al norte de París, hizo hincapié en el potencial de crecimiento del sector aeronáutico, "mayor" que el 1,62 % del peso que tuvo en 2016 en el producto interior bruto (PIB) de la comunidad.

Subrayó que se trata de "un sector que incluso en lo más duro de la crisis económica ha respondido", e hizo notar el peso que tiene la exportación (1.194 millones de euros en 2016).

El aumento de cadencia en la producción del avión más moderno de Airbus, el A350, fue el principal factor de crecimiento de la actividad aeronáutica en Andalucía, ya que varias de las empresas implantadas en la región realizan diferentes componentes.

Uno de los elementos más destacados por la Junta de la evolución del pasado año fue el alza de la facturación por empleado: 98.000 euros, tras los 93.000 de 2015, una muestra de la mejora de la competitividad de las empresas.

Susana Díaz aprovechó su desplazamiento a Le Bourget para formalizar un acuerdo de colaboración con Airbus, que suscribieron su presidente en España, Fernando Alonso, y el consejero de Empleo, Javier Carnero.

Alonso, que dijo enorgullecerse de esta muestra de que "los poderes públicos" se interesan por la aeronáutica, señaló que ha vivido "unos años de bonanza" y que tiene un futuro "prometedor" pero que "no está ganado, nos lo tenemos que ganar día a día".

Para conseguirlo, dijo que hay que adaptar la formación de los jóvenes a las nuevas tecnologías y ser capaz de utilizarlas para el desarrollo de nuevos productos y servicios que, en definitiva, sean fuente de nuevos negocios.

El presidente de Airbus en España destacó que para su empresa Andalucía y Sevilla "es fundamental".

La jornada en Le Bourget había comenzado con la inauguración de esta 52 edición por parte del presidente francés, Emmanuel Macron, que llegó volando en un avión de transporte militar A400, que se ensambla en la planta de San Pablo que Airbus tiene en Sevilla.