Oviedo, 19 jun (EFE).- La Fiscalía del Principado de Asturias imputa al presunto autor de la muerte de su expareja en Melilla en julio de 2016 un delito de asesinato, otro continuado de quebrantamiento de condena y un delito de hurto.

El Ministerio Público concretará la pena que solicitará para el detenido una vez que finalice la instrucción y se redacte el escrito de calificación provisional.

La Fiscalía sostiene que el investigado, A.A., de nacionalidad marroquí, mantuvo con K.P.M. una relación de pareja durante aproximadamente un año y medio, con convivencia en Oviedo, fruto de la cual nació un hijo en septiembre de 2015.

El Ministerio Público ha apuntado en un comunicado que el hombre fue condenado en abril de 2016 por un delito de violencia de género, con lesiones y amenazas contra la mujer, a once meses de prisión, una pena que le fue suspendida, y a dos años y tres meses de alejamiento.

El hombre fue expulsado a Marruecos el 31 de marzo de 2016 y desde allí mantuvo contacto con la mujer a través del teléfono y de las redes sociales, pese a la prohibición de acercarse o comunicarse con ella.

El hombre y la mujer acordaron que ella viajaría a Melilla con el pretexto dado por él de que desde allí irían juntos hasta Tánger (Marruecos) para que el niño conociera a su familia paterna, antes de que ella viajara después con el menor a Ecuador, su país natal.

La mujer y el niño llegaron al puerto de Melilla sobre las 21.00 horas del 8 de julio de 2106 y allí se encontraron con el hombre.

Los tres estuvieron juntos hasta que el hombre y la mujer mantuvieron una fuerte discusión en la zona de Paseo Marítimo.

Según la Fiscalía, el hombre, "con evidente intención de terminar con la vida de su expareja y aprovechando que la misma se había girado y le estaba dando la espalda", la agarró fuertemente por el cuello hasta que se aseguró de que ya no respiraba.

A continuación, dejó el cadáver sobre una jardinera y apoyado en la maleta gris que la víctima llevaba consigo con sus pertenencias.

El investigado presuntamente abandonó el cadáver de K.P.M. en ese lugar, junto con su maleta y su bolso, dándose a la fuga con el bebé.

El investigado se encuentra en situación de prisión provisional sin fianza por esta causa desde el 11 de julio de 2016.