Madrid, 19 jun (EFE).- La Policía ha detenido en Madrid y Málaga a tres ladrones a los que se les atribuye diez robos cometidos en empresas, que visitaban antes de sus golpes como falsos técnicos de telefonía para localizar las alarmas, las cajas fuertes y los objetos que luego sustraían, que se han valorado en más de un millón de euros.

Dos de los detenidos fueron sorprendidos por los agentes de forma "in fraganti" tras asaltar una clínica en Madrid, mientras que el tercer miembro de la banda fue arrestado en la localidad malagueña de Mijas, donde residía, informa la Dirección General de la Policía.

El valor de los objetos de los que se apoderaron supera el millón de euros.

Las investigaciones comenzaron tras relacionar varias denuncias por robos, cometidos en Madrid y en Málaga, con el mismo modus operandi. Todas coincidían en que habían recibido la visita de un supuesto técnico de una empresa de telefonía con el pretexto de realizar una inspección de las instalaciones.

De esta manera, los detenidos localizaban los sistemas de seguridad para luego desactivarlos en el momento que iban a actuar. Una vez que contaban con esta información elegían el día para ejecutar el asalto con elementos de oxicorte para abrir las cajas fuertes.

En uno de los asaltos, perpetrado en una empresa de productos tecnológicos situada en Marbella (Málaga), utilizaron furgones y vehículos de alta gama sustraídos para apoderarse de gran cantidad de teléfonos inteligentes.