Madrid, 19 jun (EFE).- La Policía ha detenido a seis personas -tres hombres y tres mujeres- de un grupo itinerante dedicado a asaltar viviendas primero en el sur de Madrid y luego en Málaga, que actuaban todos los días e incluso se habían marcado un horario de "trabajo" de cinco a nueve de la noche.

Los integrantes de la banda fueron arrestados en Málaga cuando salían de una oficina de cambio de divisas en la que acababan de canjear 3.000 yuanes que habían robado justo antes a un ciudadano chino en una vivienda próxima.

En un principio, tenían su centro de operaciones en localidad madrileña de Getafe, desde donde asaltaron viviendas en la zona sur y este de Madrid, pero hace poco tiempo decidieron trasladarse a la Costa del Sol.

Las investigaciones, informa hoy la Policía Nacional en un comunicado, comenzaron a mediados de enero cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia en Madrid de un grupo especializado en robos en domicilio.

Con las primeras pesquisas averiguaron que estaba formado por cuatro individuos -dos hombres y dos mujeres- y que contaban con un vehículo que utilizaban para su actividad delictiva.

Avanzadas las investigaciones los agentes localizaron la base del grupo en una vivienda de la localidad madrileña de Getafe, desde donde se desplazaban todos los días para cometer los atracos.

Además se habían marcado un "horario laboral" para delinquir que abarcaba desde las cinco de la tarde hasta las nueve de la noche y sus objetivos solían ser viviendas individuales en las que sus moradores se encontraban ausentes temporalmente.

Poco después de verificar que los investigados estaban implicados en dos robos que se habían cometido en las localidades madrileñas de Ciempozuelos y Brunete, los agentes les localizaron en la ciudad de Málaga, donde se habían desplazado para continuar con su actividad en el sur de la península.

Justo en este momento descubrieron que dos individuos más -una mujer y un hombre- se habían unido a la organización.

La operación culminó con el arresto en Málaga de los seis miembros del grupo, tras comprobar que habían participado en un robo con fuerza realizado en la vivienda de un ciudadano de origen chino.

En esta ocasión, para acceder al domicilio los delincuentes utilizaron un destornillador de grandes dimensiones y un cincel.

Gracias a la denuncia que interpuso la víctima -en la que especificaba que le habían sido sustraídos 10.000 euros, 3.000 yuanes y dos relojes valorados en unos 3.000 euros- los implicados fueron sorprendidos y detenidos al salir de una oficina de cambio de divisas próxima al lugar que habían atracado.

Además se pudieron recuperar los relojes sustraídos, los cuales estaban ocultos en la caleta de un vehículo.

A continuación los investigadores realizaron un registro en un domicilio de Málaga donde vivían los arrestados y donde se recuperaron 6.000 euros en efectivo, diversas joyas y otros efectos.

Además han sido intervenidos dos vehículos, documentación, un GPS, un inhibidor de frecuencia y útiles empleados para el acceso a los domicilios.

Los agentes siguen investigando para comprobar la participación de estos detenidos en otros hechos de similares características cometidos en la comunidad andaluza.