Málaga, 19 jun (EFE).- El coordinador de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Andalucía Oriental, Francisco Cansino, ha denunciado el bajo número de refugiados Venezuela pese a la agenda política de dicho país ya que el Gobierno central sólo ha aprobado un 3 por ciento de todas las peticiones de refugio.

La convulsa situación política y la crisis económica de Venezuela ha llevado al aumento exponencial de los solicitantes de asilo en España, si bien esto no se ha visto apoyado por el Gobierno central, ya que, según Cansino, más de un 20 % (371) de las 1.784 solicitudes de asilo que ha recibido la comunidad autónomas en 2016 fueron de venezolanos, principalmente personas de clase media contrarias a la postura del Gobierno.

"En el caso de Venezuela, de las cuarenta resoluciones del año pasado no hay ninguna positiva. Contrasta un poco con el mensaje que se transmite de inseguridad y de vulneración de derechos humanos en ese país y después cuando estas personas llegan a España no tienen protección", ha reclamado.

La provincia andaluza que más peticiones ha recibido de manera global -sin desglose por nacionalidad- ha sido Málaga, con 872; cifra que se ve reducida a más de la mitad en el caso de Sevilla (363), Almería (134), Cádiz (167), Córdoba (126), Granada (74), Huelva (44) y Jaén (4).

Sin embargo, Ucrania es el país de origen del mayor número de solicitantes de asilo en Andalucía, con hasta 650 personas en 2016, seguida de Venezuela (371), Siria (124) y Mali (102), según recoge el informe anual "Las personas refugiadas en España y Europa" de CEAR.

Los venezolanos -ni los ucranianos, al ser territorio comunitario- no necesitan visado para llegar a España y solicitar el estatus de refugiado, hecho que sí requieren los ciudadanos sirios.

El mayor número de personas de Ucrania se explica en que "tratan de reagruparse con sus familias", según Cansino, que ha añadido que "desde Ucrania se puede llegar en autobús", no como desde otros territorios en conflicto, y que los solicitantes de asilo "van a seguir huyendo sea como sea, aunque se le agoten las vías más convencionales. Quieren sobrevivir".